Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co lunes, 8 de julio de 2013

El movimiento de caderas de Shakira, el escorpión de Higüita y la patadita de la buena suerte de Jorge Barón pueden ser registrables como marcas gestuales, también llamadas no convencionales o no tradicionales. Siempre y cuando se cumplan algunos requisitos y se asocie a productos o servicios relacionados con sus actividades comerciales.

 
A pesar de que la normatividad andina no consagra expresamente este tipo de marcas, es flexible y permite combinar signos como figuras, gráficos y sonidos con lo que se logra la protección de los gestos. Así lo explicó, Guillermo Navarro, coordinador del departamento de derecho de los mercados de la firma Muñoz°Abogados, quien agregó que lo ideal es representar mediante una secuencia gráfica el gesto cuya protección se pretende y adicionar una descripción textual del mismo. 
 
Actualmente en Colombia se están tramitando solicitudes de marcas gestuales, no obstante, no existe un reglamento que le indique a la Superindustria la forma exacta que debe seguir para concederlas. “Esta posibilidad que tienen las celebridades dependerá de la estrategia que emprenda el asesor para plantearle a la Oficina de Marcas la alternativa que permita que sea un registro efectivo”, agregó Navarro. Idea que a la abogada de propiedad intelectual de Prietocarrizosa, Zoraida Fonseca no le “parece descabellada”, ya que estos movimientos se podrían proteger cuando sean originales y distintivos. “Para marcas no tradicionales los límites no están dados porque el mercado ha evolucionado tanto que todo lo que hay disponible para el consumidor genera un valor agregado, recordación y en ese sentido es permitido”, subrayó. Así, haría falta que una de estas ‘estrellas’ se anime y se conozca la primera marca gestual en el país.
 
El escorpión de Higuita
René Higuita, si bien fue famoso por sus ‘locuras’ cuando jugaba fútbol, se ganó la recordación con el escorpión, jugada que realizó para varias campañas de frutiño, pero que inmortalizó el 7 de septiembre de 1995 en un partido de Colombia contra Inglaterra. Esta hazaña que pasó a la historia, sería objeto de protección marcaria en la Superindustria, en el que se podría graficar la jugada, a través de una secuencia de imágenes que revelen las características del movimiento para su posterior explotación en el mercado. 
 
La patadita de la buena suerte
El presentador Jorge Barón es reconocido por sus particulares expresiones y movimientos en el “Show de las Estrellas”, quien aunque tiene debidamente protegidas los signos ‘Agüita pa´ mi gente´, ´Entusiasmo´ y la ´Patadita de la suerte´, estas dos últimas también podrían convertirse en marcas gestuales. Idea que Barón aprobó asegurando que “ya tiene registrado en la Superindustria, pero ya sabiendo que se puede registrar como gesto, procederemos a hacerlo”. Esta marca incluiría un sonido característico. 
 
La celebración del ‘tino’ Asprilla
Las celebraciones del ‘Tino’ Asprilla en su época futbolística generaron recordación tanto en su participación en la selección Colombia como en los equipos internacionales en los que jugó. La maniobra podría ser registrada en la Superindustria para amparar productos deportivos, juegos, prendas de vestir o cuadernos. Un abanico de posibilidades se presenta para que el reconocido exfutbolista proteja su manera de festejar el gol. Además, podría utilizarlo en el momento que piense abrir su escuela de fútbol. 
 
El pájaro carpintero
El caso de Wilson Carpintero su celebración tiene una estrecha relación con su apellido. El jugador, que ahora pertenece a los Patriotas, festeja el gol simulando un pájaro carpintero en el poste izquierdo de la portería del rival. Desde el punto de vista marcario la protección se podría dar registrando el movimiento para artículos deportivos, juguetes, actividades culturales y entretenimiento. En este sentido, los deportistas están delimitados al escenario donde se mueven.
 
Gestos mundiales
Aunque no es un tema novedoso, realmente el debate está planteado nuevamente con ocasión del interés del futbolista Gareth Bale, jugador del Tottenham (Equipo de la Premier League), en obtener la protección de su celebración denominada “Eleven of Hearts” (Once de Corazones) como una estrategia marcaria para poder aumentar sus ingresos como parte de un proyecto de expansión publicitaria y ampliación en el mercado.     Permitir la exclusividad que otorga un registro de Propiedad Industrial sobre un gesto o un movimiento, plantea varios retos en la práctica, al igual que a las Oficinas de Marcas, para que su aplicación tenga verdadero sentido. Otro dilema es pensar en las acciones de defensa de esas marcas no convencionales una ves están registradas. 
 
Las opiniones
 
Guillermo Navarro
Coordinador del área de derecho de los mercados de Muñoz Abogados
Lo más importante al momento de establecer si es viable el registro de un gesto como marca en Colombia, es determinar la aplicación y el uso real en el mercado, pues la exclusividad estará delimitada por este aspecto y del mismo dependerá el éxito comercial de la marca; es ahí donde la creatividad toma importancia.
 
Zoraida Fonseca
Especialista propiedad intelectual de Prietocarrizosa
Las nuevas técnicas han llevado a que las marcas no tradicionales sean una exitosa herramienta de posicionamiento de productos. Cada vez es más común que los empresarios asocien a sus productos o servicios los olores, los sonidos, las texturas, los gestos, los movimientos o gestos. 
 
Giancarlo Marcenaro 
Ex superintendente delegado para la propiedad industrial
En la legislación colombiana (Decisión 486 de la Comunidad Andina) tanto el movimiento de caderas de Shakira como la ‘Patadita de la buena suerte’ de Jorge Barón si cumplen los requisitos pueden ser registrables, pero tengo mis reservas sobre la utilidad de dichos registros. 
 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.