Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid jueves, 3 de noviembre de 2016

Los aspirantes a letrados no son una excepción y todos quieren aportar sus conocimientos a la firma que les contrate, pero también buscan que los despachos apuesten por ellos, que les sigan formando, que les proporcionen la posibilidad de ampliar su experiencia laboral fuera de España, que les tengan en cuenta para aportar su granito de arena en la resolución de asuntos y que se adapten a sus nuevas necesidades.

Entre las peticiones más repetidas por estos estudiantes se encuentra la palabra conciliación. Todos, sin excepción, creen en el trabajo duro, pero también en la necesidad de poder disfrutar tanto de la vida laboral como de la personal. Otro aspecto sobre el que hacen hincapié es el ambiente laboral.

"El despacho perfecto es aquel que valora a sus profesionales desde el principio, el que sabe delegar responsabilidades sin tener en cuenta edades o experiencia y el que acompaña al recién llegado a lo largo de su camino. En el fondo, se busca que esta firma sea como una familia y en la que todo el mundo interactúe y tenga algo que decir y aportar", explica Helena Arias, que cursa actualmente el doble máster en acceso a la abogacía y asesoría jurídica de empresas en IE Law School.

Puertas abiertas

Algo que corrobora Felipe Santillana, igualmente estudiante de un máster doble, en su caso centrado en la especialidad de nuevas tecnologías y emprendimiento. "No sólo buscamos retos profesionales y aprender de la mano de un tutor que siempre tenga su puerta abierta, sino también un buen ambiente de trabajo, que te anime a seguir avanzando en colaboración, junto al resto de tus compañeros. Los jóvenes abogados podemos aportar mucho, sobre todo una visión nueva".

Otro aspecto esencial para estas jóvenes promesas de la abogacía es la flexibilidad, tanto desde un punto de vista empresarial como personal. Todos destacan que las nuevas tecnologías son una herramienta esencial para potenciar este aspecto y que pasar largas horas en la oficina no siempre es la mejor solución. Además, todos apuntan que las nuevas generaciones de abogados están preparadas -y muy dispuestas- a moverse tanto entre departamentos como en diferentes oficinas del despacho en el que terminen desarrollando su carrera profesional.

Junto a estas nuevas necesidades, Gracia Pujadas, estudiante de 4º en la doble titulación en inglés de Administración de Empresas y Derecho, insiste en otro aspecto importante: la calidad humana de la gente. "Todos somos conscientes de que ciertos casos requerirán muchas horas de trabajo en equipo y, para lograr buenos resultados, sólo se podrá sacar adelante con un buen entendimiento entre los compañeros: desde el socio responsable del área hasta el júnior".

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.