Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 20 de noviembre de 2013

Durante el juicio que se adelanta contra el excontralor Miguel Ángel Moralesrussi y la ex directora del IDU Liliana Pardo, por el escándalo del carrusel de los contratos de Bogotá, el excontratista Manuel Nule confirmó que para la adjudicación del contrato de la fase III del Transmilenio de la calle 26, tuvieron que pagar $7.500 millones. 

En su intervención, Nule explicó que de ese dinero tuvieron que pagar $3.000 millones al excongresista Germán Olano y al excontratista Julio Gómez y $1.750 le corresponderían a Liliana Pardo.

Asimismo, argumentó que el Grupo Nule fue víctima de varias presiones relacionadas con las cesiones del contrato de la 26, “una de estas presiones era decirle a los medios que nosotros éramos responsables de los atrasos; esto, en verdad, obedecía a la falta de diseño y planeación (…) con buena planeación se hubieran podido terminar las obras en 18 meses y no en cuatro años como efectivamente paso”.

Por otro lado, el excontratista aseguró que en 2009 se propusieron suceder el contrato a la compañía Conalvias, “nuestro abogado nos dijo que ese contrato iba a terminar siendo del señor Andrés Jaramillo, a las buenas o a las malas”.

Añadió que luego el abogado Álvaro Dávila y el excontratista Emilio Tapia “nos manifestaron que habían dificultades porque estábamos incumpliendo exigencias monetarias”.

El excontratista además afirmó que el exalcalde de Bogotá Samuel Moreno pretendía sacar de su puesto a la exdirectora del IDU, sin embargo, “no había podido porque ella ‘sabía muchas cosas’”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.