Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 14 de abril de 2015

A la cabeza de este maremágnum de abogados -suman más de 4.500 efectivos- se encuentra William Bill Taylor, socio del bufete californiano Hanson Bridgett y actual presidente de Globalaw.

Desde esta posición privilegiada, Taylor tiene la posibilidad de otear las áreas de trabajo más importantes del momento y los países más activos. Respecto a este último asunto, el letrado no duda en apuntar a China y Estados Unidos como “los países que más trabajo legal están generando actualmente. Aunque el gigante chino es el que mayor inversión está realizando, sobre todo fuera de sus fronteras”.

También resalta como punto caliente el conjunto de países de Latinoamérica, especialmente activos en los últimos años, donde China también ha puesto el punto de mira y ha desembarcado con fuerza.

Optimismo medido
En cuanto a nuestro país, el abogado estadounidense está convencido de que “España ha conseguido darle la vuelta a la crisis” y ha logrado volver a ser una región atractiva para las inversiones. “Las firmas españolas que forman parte de nuestra red nos han informado de que son optimistas sobre la evolución de la economía del país. Aunque este optimismo sea medido y moderado, al menos existe y no se muestran pesimistas como sucedía hace unos meses”.

Frente a las prácticas legales más importantes llevadas a cabo por los bufetes de Globalaw, Taylor explica que las áreas como inmobiliario, propiedad intelectual, reestructuraciones e insolvencias, fiscal y fusiones y adquisiciones son los que completan el top 5 del momento.

“La crisis ha hecho que prácticas más habituales como laboral o banca hayan perdido fuerza. Actualmente, por ejemplo, existe un movimiento inmobiliario enorme y poco habitual en Estados Unidos. En la zona de San Francisco, sin ir más lejos, las grandes empresas de Silicon Valley están realizando importantes inversiones en la compra de terrenos que antes era casi imposible vender”.

Otra área que ha cambiado profundamente en los últimos años, y que ha empezado a tener un mayor peso en la facturación de los bufetes, es la propiedad intelectual. Taylor señala una vez más a China como uno de los países más activos en la protección de la propiedad intelectual de sus productos -desde diseños textiles hasta en la tecnología- en territorios como Suramérica.

La clara capacidad de lectura del sector legal internacional de este abogado estadounidense proviene de la actividad que están realizando las firmas que forman parte de la organización que dirige, Globalaw.

Alcance internacional
Justamente, para Taylor, el alcance internacional es lo que ha logrado hacer grande a Globalaw. “La unión de todos estos pequeños y medianos bufetes repartidos en 90 países es una enorme ventaja para cada uno de nosotros. Nos da la tranquilidad de poder ofrecer un servicio internacional a nuestros clientes nacionales. Permite a firmas intermedias competir en servicios con los grandes bufetes a nivel global y esto sin tener que realizar ningún tipo de inversión extra. Y no tenemos que lidiar con las diferencias normativas y culturales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.