Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co jueves, 30 de abril de 2020

Concertar acuerdos y calcular los valores de las empresas, entre los desafíos que deja la actual coyuntura de salubridad nacional

En el Consultorio de Asuntos Legales ‘Inversión e Insolvencia como dinamizadores de la economía’, en el que participan Paula Muñoz Romero, socia de Cáez Muñoz Mejía Abogados, y Mauricio Borrero, socio de Dentons Cárdenas & Cárdenas, los expertos dialogaron sobre las medidas que se pueden implementar en los contratos de fusiones y adquisiciones (M&A), así como lo que puede hacer el Gobierno Nacional para dar viabilidad a la continuidad de los proyectos de infraestructura.

Borrero aseguró que Colombia “está en una posición privilegiada frente a la pandemia debido a las decisiones tomadas por el Gobierno antes de esta”, aunque agregó que, al igual que todos los países del mundo, el país no será inmune a sus efectos en la economía.

“La pandemia del covid-19 nos va a afectar bastante, no solo por las exportaciones, sino por los problemas internos que se darán como la disparada del desempleo y las remesas”, indicó.

Para ambos expertos, los retos no son solo para los abogados, que deben procurar que los acuerdos de M&A se concreten de la mejor manera posible, sino para quienes valorar cuánto cuesta una compañía que esté en proceso de venta.

Con respecto al futuro del país frente a la crisis por el covid-19, Paula Muñoz indicó que quedan muchos aspectos por reglamentar, lo que será uno de los desafíos del Gobierno.

“Las preguntas que surgen en los procesos que ya se cerraron están relacionadas a qué pasará con esas obligaciones post cierre. Vienen preocupaciones para el comprador y el vendedor, y el cumplimiento de obligaciones y precios”, dijo Muñoz.

Para los abogados, uno de los principales desafíos será buscar la concertación de los procesos de M&A, pues para el comprador y el vendedor la prioridad es que los plazos se cumplan.

“La idea no es que se alegue un incumplimiento sino aplazar las fechas de cierre, y no la salida de la transacción”, agregó Muñoz.
Los abogados participantes consideraron que si se llega a una conciliación entre las partes no solo se buscaría la manera de beneficiar a ambas, sino que también se dinamizaría el mercado.

Borrero fue enfático al mencionar que, debido a la coyuntura generada por el covid-19, es una obligación hacer cambios fuertes en las operaciones e, incluso, dijo que se podrían crear cláusulas sobre pandemias.

Con respecto a las empresas, los abogados indicaron que, aunque este es un tema que debe ser tratado en el futuro cercano, la regulación deberá ser clara, sobre todo en los casos de compañías que tengan dificultades financieras que les permitan aplicar al decreto de insolvencia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.