Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Peña jueves, 17 de noviembre de 2016

Cuando un mercado prospera es apenas natural que las fusiones y adquisiciones o M&A, del inglés mergers and acquisitions- crezcan. Por un lado, organizaciones extranjeras buscarán expandir su negocio en otras jurisdicciones, proceso que muchas veces conlleva la adquisición o unión con firmas locales expertas en el sector.

 Asimismo, no es extraño que empresas de nuestros mercados nacionales busquen replicar este modelo en otras regiones tanto del país como del mundo, también afincadas muchas veces en este tipo de operaciones. Estas dinámicas, en Latinoamérica, han llevado a grandes transacciones nacionales, regionales e incluso globales. 

Por otro lado, la coyuntura actual de los mercados ha generado una gran incertidumbre en este y muchos otros sectores de la economía. Decisiones políticas como el Brexit, por ejemplo, han causado cambios considerables en la “marea” de las fusiones y adquisiciones. De acuerdo a un estudio que desarrollamos en CMS junto a Mergermarket para estudiar los efectos de este fenómeno en M&A, uno de los efectos del Brexit es que el 90% de los encuestados europeos empezó a ver con menos optimismo el crecimiento de esta práctica a futuro. 

De igual forma, entre antes y después de la votación el número de empresarios que dejaron de considerar adquisiciones como parte de su estrategia corporativa creció del 36% al 54%. Estas cifras pueden resultar desalentadoras si no se tiene en cuenta que al mismo tiempo se han mantenido los niveles de adquisiciones de empresas europeas después del voto. 

Esta información tiene diferentes significados: por un lado, aunque es patente la reducción del interés en este tipo de transacciones dentro de Europa, también se puede observar que la no-reducción significativa del rubro en lo que ha transcurrido de 2016 significa que muchas organizaciones están buscando otras alternativas. 

De acuerdo a la misma encuesta, la expectativa es que en este año Latinoamérica sea el destino del 12% de los fondos que salen de Europa en fusiones y adquisiciones: una cifra relevante para todas las economías implicadas.

Por otro lado, para quienes estén localmente interesados en transacciones de M&A en otros mercados, pueden también encontrar ventajas en el nuevo panorama: la incertidumbre actual ha causado que muchos fondos de capital privado hayan puesto su foco -y con él sus amplios recursos- en identificar tanto compañías cuyo valor haya disminuido por la coyuntura, como mercados en los que gracias a la volatilidad de las divisas su poder adquisitivo haya aumentado. 

Por tanto, incluso a pesar de la teórica reducción del interés de las organizaciones en las adquisiciones, se ha abierto un mercado más interesante desde muchos sectores para aprovechar, a su favor, los cambios que han tenido las monedas y los valores de las compañías. 

Las firmas tenemos una labor muy relevante en este escenario, pues no solo tendremos que facilitar que los proyectos se ejecuten de forma óptima, sino que tendremos que proveer soluciones e identificar oportunidades en un panorama menos claro, más complejo y posiblemente menos optimista.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.