Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co viernes, 26 de octubre de 2012

Aunque fueron cuatro los laboratorios farmacéuticos que presentaron oposición ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), sobre el registro de la marca Alerex, sólo uno ganó la pelea y logró que la entidad negara, por tanto, la asignación de dicho signo.

Se trata de la sociedad Dr. Gerhard Mann Chem-Farm Fabrik, que se opuso a que se otorgara la marca Alerex, solicitada por la firma Gimed S.A, por parecerse a su signo ya concedido Alrex. La empresa opositora argumentó ante la SIC que ambas suenan y se pronuncian de formas muy similares, lo que podría inducir al público consumidor al error a la hora de realizar la compra de alguno de los dos productos que son de la misma clase.

Los insumos farmacéuticos de ambas marcas, la ya registrada y la solicitada, se encuentran comprendidos en la clase 5 internacional de Niza que señala usos farmacéuticos y veterinarios, productos higiénicos para la medicina, sustancias dietéticas para uso médico, alimentos para bebés, material para empastar los dientes, entre otros.

La SIC encontró que en efecto el signo nominativo Alerex es susceptible de generar confusión en el consumidor con la marca Alrex, por el hecho de presentar similitudes ortográficas y fonéticas que no le permitirían al consumidor hacer una clara diferenciación de los dos productos al encontrarlos en el mercado.

De esta manera la Superindustria negó el registro de la marca Alerex. Pero la sociedad Dr. Gerhard Mann Chem-Farm Fabrik, no fue la única que se opuso a dicho signo.

En total fueron cuatro laboratorios los que hicieron uso de este recurso para proteger sus marcas registradas por supuestas similitudes.

Entre estos están la firma Alcon Inc., que aseguró que el signo solicitado (Alerex) es muy parecido visual, ortográfica y fonéticamente a su marca Aflarex, que también corresponde a la clase 5. Sin embargo la Superintendencia no encontró mérito en la oposición y determinó, pese a observar gran parecido con respecto a la última sílaba de las marcas (rex), infundada la oposición porque los signos podrían coexistir en el mercado sin causar ningún tipo de confusión en el consumidor.

Otra de las opositoras fue la empresa Procaps S.A., comercializadora y productora de especialidades farmacéuticas, que argumentó también un gran parecido de las estructuras entre Alerex y la de su registro comercial bajo el nombre de Alercet. Como en el anterior reparo, la SIC determinó nuevamente que no se encontraba ningún elemento entre los signos que pueda confundir al consumidor a la hora de adquirir uno u otro producto.

Entre lo que dijo la entidad se encuentra el hecho de que la sílaba final de la marca de Procaps (cet), es fonética y ortográficamente disímil a la terminación del signo solicitado.

Frente a este caso, que podría ser llevado a otra instancia en caso de que Gimed S.A no acepte la decisión de la SIC y busque registrar su marca, Gian Carlo Marcenaro, ex superintendente delegado de la Propiedad Industrial, explicó que en estos casos, la Superindustria debe ser muy cuidadosa en la medida en que no solo se pone en riesgo la competencia, sino también está en juego la salud de los consumidores, puesto que a la hora de conceder el registro de una marca que se asemeja a otra, los clientes podrían equivocarse y en el peor de los casos, consumir el medicamento equivocado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.