Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jaime Ardila Barrera miércoles, 4 de abril de 2012

En Colombia hay un tema que está levantando ampollas, es la explotación de recursos no renovables, de ahí la importancia para desarrollar un modelo minero energético, que no espante a las empresas transnacionales, que respete el medio ambiente y que deje los beneficios fiscales a nuestra economía.

A primera vista, lo que nos dejó el gobierno de Uribe, fue un modelo de enriquecimiento para una sola parte y algo así como Agro Ingreso Seguro, pero para las multinacionales que encontraron el paraíso en Colombia, como en los países africanos. Es el modelo peruano que sólo dejo socavones, problemas ambientales y sociales. País en el que en un futuro próximo habrá que invertir muchísimo dinero para recuperar las cicatrices, que deja la extracción de estos recursos no renovables, como en un show de Laura en América: mucha algarabía, una ganadora, Laura, y en nuestro caso las multinacionales.

El análisis del tema nos lleva a definir conceptos, como lo es el government take, que no es otra cosa, que lo que le queda al país por regalías e impuestos, que pagan las compañías. Pero aquí las cifras no le cuadran a nadie, por un lado el sector de la gran minería habla de un 68% que genera la actividad, la Dian habla de un 50%, con un aditivo, que 105 funcionarios revisan las declaraciones de 4000 contribuyentes, de este sector como lo denuncia el Senador Robledo, y un estudio elaborado por la Universidad de los Andes, dice que es sólo del 22%, la diferencia depende de los costos y gastos que incluya la metodología para calcularlo.

El Representante Simón Gaviria puso el dedo en la llaga al manifestar que el esquema minero, fue implementado a finales de los años 90, una época en que los problemas de seguridad eran evidentes y los precios del petróleo, oro y carbón, era muy inferior al actual. Por esto el esquema de las regalías debe cambiar, pues mientras nuestros indígenas guajiros deban pagar por la sal el 12%, el oro apenas paga el 4%, el carbón el 5.8%. A estos beneficios se les suma que la Dian califica a las regalías como un costo y por tanto puede deducirla del impuesto a la renta, y si a esto le agregamos que el estatuto tributario no ha hecho sino conceder exenciones, como la deducción de la base gravable del 30% (entre el 2007 y 2009 aumentó a 40%), por la adquisición de activos fijos el costo de estos beneficios fue de 8 billones de pesos anuales.

Según Álvaro Pardo la combinación de estos beneficios, le permitió a las empresas recuperar hasta el 100 por ciento de la inversión. Esto fue eliminado, sin embargo uno de los huevitos de Uribe, como lo son los contratos de estabilidad jurídica, les permite continuar con esta gabela por 20 años, que fue catalogada como una 'Distorsión Brutal', por parte del Director de la Dian.La participación de la minería y el petróleo en el PIB es del 8%, pero su incorporación a la economía no es satisfactoria, pues la repatriación de capitales llega a 20 billones y la minería apenas genero el 3% de empleo. Lo que sale por transferencias de utilidades es similar a los que da por impuestos y remuneraciones laborales, expresa Eduardo Sarmiento.

La elección de nuestro modelo de desarrollo es cuestión de seguridad nacional, pues Colombia es de los países con mayor posibilidad de desastres, por causa de la naturaleza y el cambio climático, de ahí que aprobar la explotación de minerales en nuestros paramos, es como suicidarse en primavera y dejar un legado de desastres para nuestros hijos.La pregunta ¿Cuál es la responsabilidad fiscal y legal de los funcionarios públicos, que permitieron estos beneficios extravagantes en detrimento del patrimonio público?…

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.