Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Viernes, 2 de junio de 2017

Este valor se encontró en la operación de otorgamiento, aprobación y desembolso de dos créditos, por cuantía total de $120.000 millones al consorcio en el cual Odebrecht tenía una participación mayoritaria. 

Uno de los puntos que resaltó la entidad dirigida por Edgardo Maya Villazón es que, al momento de hacer el desembolso de los créditos (uno por $70.000 millones  y otro por $50.000 millones), ya se conocía que, al menos, cinco directivos de la constructora brasileña estaban involucrados y detenidos en medio de las investigaciones relacionadas con la operación “Lava Jato”. 

Vale resaltar que el préstamo por $50.000 millones no fue utilizado para inversión, sino para cancelar otra obligación con el Banco de Occidente. 

Aunque hubo advertencias sobre el crédito a Navelena, la entidad financiera subvaloró los riesgos y entregó el dinero. Según el informe de la Contraloría, el Banco Agrario “habría desconocido lo dispuesto en materia de otorgamiento de créditos, que exige tener en cuenta (…)  la reputación moral y comercial de las personas que la representan o la administran”. 

Otra de las conclusiones a las que llegó el informé del ente es que se evidenció una falta de efectividad de la garantía que respaldara el pago de los montos aprobados por el Banco Agrario a Navelena.

La Contraloría expresó que eran remotas las posibilidades de que el consorcio consiguiera la financiación para lograr el cierre financiero de la obra.