Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Manuel García - megarcia@larepublica.com.co miércoles, 27 de marzo de 2013

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) declaró infundada la oposición de la marca Societé Des Produits Nestlé S.A. y le concedió el registro de Dicaffe (marca mixta) a la sociedad Industrial Hotelera y Alimentos Ltda.

El 14 de septiembre de 2004, la sociedad Industrial Hotelera y Alimentos Ltda. solicitó, ante la División de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio, el registro como marca del signo Dicaffe (mixto), para distinguir productos comprendidos en la Clase 30 (Café, te, cacao, azúcar, tapioca, sagú, harinas, especias y hielo, entre otras) de la Clasificación Internacional de Niza. Ante los hechos, la sociedad Societé Des Products Nestlé S.A. presentó oposición el 30 de noviembre de 2004.

Ante esta oposición, el 27 de julio de 2005 la sociedad Societé Des Produits Nestlé S.A., interpuso recurso de reposición y en subsidio de apelación. Dicho recurso de reposición fue resuelto por la misma División de Signos Distintivos la cual confirmó la resolución impugnada el 5 de febrero del año 2007.

Societé Des Produits Nestlé S.A. conocida internacionalmente como Nestlé, es la compañía agroalimentaria más grande del mundo y tiene su sede central en Vevey, Suiza. Fue fundada en el año 1866 por Henri Nestlé.

Ante los fundamentos de la demanda, Societé Des Products Nestlé S.A. argumenta que su marca Decaf se usa en el mercado “en asocio con la marca Nescafé lo cual corrobora que esta marca está directamente relacionada con el concepto de café”.

Explica también, que existe riesgo de confusión “directa e indirecta por cuanto los vocablos Decaf y Dicaffe son muy parecidos y, al estar el consumidor acostumbrado a asociar la marca Decaf con Nestlé, éste podría verse inducido a error pensando que los productos amparados bajo la marca Dicaffe (al ser casi idéntica a Decaf) son una línea de productos de la marca Nestlé.

En respuesta a estos fundamentos, la Superintendencia de Industria y Comercio manifestó que los signos en conflicto no son confundibles ya que realizado “el examen conjuntual de las marcas enfrentadas se tiene que entre Dicaffe y Decaf, clase 30 no tienen confusión alguna, puesto que no presentan similitudes ya que cada uno de los signos en controversia posee elementos distintivos de orden gráfico y fonético suficientes, sin que induzcan a una confusión directa e indirecta” indicó la SIC.

Mediante este proceso, el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, resuelve que el juez consultante debe analizar si el signo Dicaffe (mixto), cumple con los requisitos de registrabilidad y si no se encuentra incurso dentro de las causales de irregistrabilidad previstas.

Argumenta también, que no son registrables como marcas los signos cuyo uso en el comercio afectara el derecho de un tercero y que, en relación con éste, el signo que se pretenda registrar, sea idéntico o se asemeje a una marca ya registrada. La última palabra la tiene el Consejo de Estado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.