Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 26 de marzo de 2013

La jueza 63 de Garantías le negó la libertad a Miguel Ángel Moralesrussi, ex Contralor de Bogotá, al considerar que los argumentos presentados por la defensa no permiten sustituir la medida de aseguramiento.

Según lo expuesto por la funcionaria judicial, las informaciones dadas a conocer por el abogado Iván Cancino, quien defiende al ex funcionario, “constituyen simples comentarios” y no alcanzan para ser tenidos en cuenta como elementos materiales probatorios suficientes para analizar si es viable la revocatoria de la medida de aseguramiento.

“En el caso concreto no se tienen elementos probatorios que hagan desaparecer la gravedad y la modulada de esa conducta punible”, señaló la administradora de justicia.

Respecto a la entrevista a Álvaro Dávila, realizada por la defensa la semana pasada y en la que aseguraba que nunca escuchó a Morales-Russi hacer una exigencia de dinero, la jueza de Garantías expresó que esta prueba no puede ser evaluada por ella, sino que esto lo tiene que hacer un juez de Conocimiento.

Tanto la defensa como el representante del Ministerio Público apelaron la decisión.

La funcionaria judicial también negó la posibilidad de otorgarle la casa por cárcel al ex Contralor.

Argumentos de las partes

La audiencia se había aplazado el jueves pasado, pues la funcionaria judicial argumentó que necesitaba conocer a fondo las pruebas presentadas por el abogado Cancino.

La defensa solicitó la revocatoria de esta medida considerando que los argumentos que llevaron a tomarla ya desaparecieron.

El abogado Cancino expresó, en primera medida, que la Fiscalía no pidió que su defendido fuera enviado a la cárcel porque podría obstruir a la justicia. A renglón seguido, puso en conocimiento de la jueza una serie de informaciones de medios de comunicación, en la que la entonces concejal Ángela Benedetti aseguraba que en el desayuno que se hizo en su casa entre Morales-Russi y el contratista Guido Nule no escuchó que el entonces Contralor le pidiera alguna pretensión económica.

También, la defensa refirió un informe de la revista Semana en la que se aseguraba que Emilio Tapia le explicó a la Fiscalía que en la acusación a Morales-Russi “puede haber una enorme equivocación”, puesto que el soborno por el que está detenido “no era para él”. Además, Cancino aseguró que su defendido ha acudido cumplida y voluntariamente a todas las audiencias en las que ha sido requerido. Además, aclaró que Morales-Russi no tiene el sustento económico para salir del país, puesto que está sin trabajo hace casi dos años, tiempo que lleva detenido, además de estar sancionado para ejercer cargos públicos por parte de la Procuraduría. “No puede acercarse a dineros públicos, no puede contratar con ninguna entidad estatal”, dijo el abogado, quien agregó que “la comunidad ni los dineros públicos van a correr ningún riesgo”.

 

 

 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.