Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co Martes, 8 de octubre de 2013

A pesar de la oposición de la Nueva Empresa Promotora de Salud – Nueva EPS-, el grupo mexicano Omnilfe S.A., logró que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) le concediera de manera definitiva otro registro de marca a su lema comercial, ‘Gente que cuida a la gente’, esta vez para comercializar productos de la clase 32 internacional de Niza.

El trámite había sido obstaculizado por la colombiana, creada en 2007 durante el segundo período presidencial de Álvaro Uribe, para atender pacientes del régimen contributivo. Entre sus argumentos, la entidad citó una similitud y confundibilidad entre la expresión de la multinacional y la suya, ‘Gente cuidando gente’, que previamente recibió distinción de la misma entidad para distinguirse en las clases 16, 44 y 41.

Las observaciones planteadas por la EPS a través de la firma de abogados Consultoría Jurídica Empresarial, sin embargo, no fueron acogidas por la directora de signos distintivos, que concedió el beneficio para la fabricante y distribuidora de suplementos alimenticios. Por eso, la primera interpuso la apelación ante el superintendente delegado para la propiedad industrial.

En su respuesta a la oposición, Omnilife, representada por Zarama y Asociados, justificó la tercera distinción para su lema porque “constituye y define la filosofía de su empresa, y está presente en todos sus productos y servicios, lo mismo que en sus publicaciones, portal de internet y eventos comerciales y culturales”, así como que está registrado para las clases 29 y 30, “incluso desde antes de la existencia de la opositora”.

Diferentes mercados
En la decisión contenida por la resolución 58901, la cual fue confirmada el pasado 13 de junio por la delegatura para la propiedad industrial, la Superintendencia advierte que aunque ambos “presentan similitudes fonéticas y conceptuales”, este presupuesto no es suficiente para que haya confusión en el mercado porque no existe conexión entre los productos y servicios que protegen.

Para el caso del lema de Omnilife, su finalidad es identificar “cervezas, aguas minerales y gaseosas, y otras bebidas no alcohólicas; bebidas y zumos de frutas; siropes y otras preparaciones para hacer bebidas”.

En cambio, la Nueva EPS enmarca su productos y servicios en las clases 16, papel y artículos de papel; 44, servicios médicos, y 41, educación y esparcimiento.

La SIC concluye que al comparar los productos, además de que están en diferentes clases y difieren en cuanto a su naturaleza, están afectos a diversas finalidades, como satisfacer necesidades divergentes que ni se intercambian ni complementan. “Están orientados a diferentes grupos de consumidores y, por ende, son comercializados bajo diferentes canales y segmentos de mercado especializados”.

Y agrega que mientras la frase de la mexicana protege bebidas no alcohólicas y cervezas, la concesionada a la Nueva EPS refiere papelería y servicios de educación asociados al cuidado de la salud. “Es poco probable que un consumidor piense en satisfacer su necesidad de beber una cerveza o agua acudiendo a un centro de salud, comprando un afiche o matriculándose en un curso determinado”.

La Superindustria tampoco declaró notoria la marca de la EPS, debido a que las pruebas allegadas resultaron “precarias”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.