Reuters Miércoles, 30 de octubre de 2013

La Asamblea General de la ONU condenó abrumadoramente el martes por vigésima segunda vez consecutiva el embargo económico de EE.UU. a Cuba, al que el ministro de Relaciones Exteriores de la isla calificó de hostil y genocida tras más de cinco décadas de aplicación.

La resolución presentada bajo el título “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos a Cuba”, alcanzó 188 votos a favor de un total de 193 naciones. Israel fue el único país que se unió a Washington en la votación en contra de la isla.

En 2012 la resolución alcanzó un resultado similar, aunque el pequeño estado de Palau se alineó en su voto a Washington e Israel. Este año Palau se abstuvo, junto a las Islas Marshall y Micronesia.

El presidente estadounidense Barack Obama, quien al llegar al poder prometió un nuevo comienzo tras décadas de relaciones hostiles hacia la isla, ha decepcionado al Gobierno cubano, que esperaba más acciones contra el embargo.

“Los daños humanos que produce el bloqueo son incalculables, provoca sufrimiento y constituye una violación masiva, flagrante y sistemática de los derechos humanos”, dijo a la Asamblea General de Naciones Unidas el canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Rodríguez sostuvo que “el bloqueo clasifica como un acto de genocidio”, de acuerdo a la Convención de Ginebra del año 1948, causando al territorio cubano pérdidas que superan el billón de dólares.

Varias naciones expresaron su desacuerdo con el embargo, entre ellas Etiopía en nombre de África, e Irán en representación del Movimiento de Países no Alineados.