Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co lunes, 18 de febrero de 2013

El Consejo de Estado resolvió a favor de Gaseosas Lux S.A, un pleito que comenzó hace siete años. Las marcas involucradas en el caso son Rock, de propiedad de Gaseosas Lux S.A desde 1982; y Rockstar, solicitada por Russell G. Weiner en 2005.

La Corporación declaró la nulidad de la Resolución 27557 de 24 de octubre de 2005 proferida por la Superintendencia de Industria y Comercio, en la cual se concedió el registro de la marca nominativa Rockstar para distinguir productos de la Clase 32. Por lo tanto, se ordenó a la División de Signos Distintivos de la Superindustria cancelar el registro de la marca.

Los hechos se fundamentan en que Gaseosas Lux manifestó que la marca Rockstar es confundiblemente similar a la marca Rock. Afirmó que existe confusión visual o gráfica y que Rockstar es altamente semejante a la percepción que se deriva del signo Rock.

Para Gaseosas Lux, es importante tener en cuenta que el registro de Rock data de 1982, y que la marca ha sido renovada bajo las reglas normativas.

“Desde el punto de vista ideológico es evidente la asociación que el público hará de las expresiones Rock y Rockstar, por cuanto son palabras del idioma inglés cuyo significado es ampliamente conocido entre el público, de manera que a partir de la palabra Rock, como el nombre de uno de los géneros musicales mundialmente conocidos, la expresión Rockstar se deriva de forma evidente de ella, llevando una idea al consumidor: estrella de rock. Ambas marcan evocan la misma idea para identificar productos de la misma clase internacional”, dice el argumento de la actora.

Según la demandante, la marca Rock fue concedida desde el 28 de mayo de 1982 para distinguir “cerveza, aguas minerales y gaseosas y otras bebidas no alcohólicas, jarabes y otros preparados para hacer bebidas”, mientras que la marca Rockstar fue solicitada más de veinte años después, el 23 de marzo de 2005 y concedida el 24 de octubre de 2005 para distinguir también productos de la clase 32 tales corno “bebidas para deportistas tales como bebidas energéticas”.

“La Superintendencia de Industria y Comercio, al conceder el registro de la marca Rockstar, desconoció la preexistencia de los derechos de la actora sobre la marca Rock”, manifiesta la oposición en el caso en concreto presentada.

Para la Superintendencia de Industria y Comercio, no se incurrió en violación de la norma comunitaria porque el signo distintivo Rockstar (nominativo) para distinguir productos de la clase 32 cumple con lo señalado en la norma para que una expresión sea registrada como marca. Al respecto, sostiene que cada uno de los signos en controversia elementos distintivos de orden ortográfico, gráfico y fonético suficientemente distintivos. “Desde el punto de vista de la distintividad, se tiene que la expresión Rockstar, solicitada por el señor Russell G Weiner, a contrario de lo que afirma el accionante, este signo tiene la suficiente fuerza distintiva, por cuanto al efectuar el examen conjuntual de los signos comparados se observa que las expresiones enfrentadas se hacen suficientemente distintivas entre si y en consecuencia no conllevan al público consumidor a confusión, ni sobre el producto mismo ni sobre su procedencia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.