Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

jueves, 27 de marzo de 2014

Pirry es conocido en la televisión como periodista, más no como una gaseosa, por esta razón, el comunicador presentó oposiciones jurídicas tras la solicitud marcaria del registro ‘Pirry’ por parte de la empresa Caodel S.A., en la clase 32 internacional de Niza.

Dicha clasificación, comprende productos relacionados a cervezas, aguas minerales, gaseosas, bebidas a base de frutas, zumos de frutas y siropes.

Dada la diferencia entre ambos ‘Pirrys’, hay que aclarar, que Guillermo Prieto Larrota, el periodista, estaba registrado como marca ante la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, en la clase 35 internacional de Niza, la cual comprende servicios encaminados a la publicidad, gestión de negocios comerciales, administración comercial y trabajos de oficina.

La compañía Caodel, es del Cauca y tiene siete años en el mercado colombiano, produciendo gaseosas no alcohólicas de marca ‘Klie’.

Por otro lado, Pirry, nació en Tunja y tiene 43 años de edad, ha sido reconocido por los programas ‘El mundo según Pirry’ y ‘Especiales Pirry’ en RCN televisión. Ha ganado premios Simón Bolivar, TV & Novelas e India Catalina.

El periodista, quien fue defendido por la firma Lead Legal Advisors, manifestó su desacuerdo a la solicitud por riesgos de confusión y de asociación en términos nominales.

En línea con esta premisa, la firma dejo en claro que la solicitud es idéntica a la marca de su cliente, lo que indudablemente genera un serio debate en similitudes visuales, fonéticas y conceptuales.

Por ello, la abogada Carolina Porras Espinel, apoderada del periodista, estimó que las similitudes fonéticas son evidentes, pues suenan y se pronuncian igual.

En cuanto al argumento ortográfico, recalcó que nominalmente no hay dudas sobre su composición gramatical y el orden de las sílabas.

Así mismo, Porras imperó en los argumentos de clasificación, señalando que a pesar de que ambas partes están categorizadas en clases internacionales diferentes, hay un nombre en común, lo que implicaría un uso del prestigio de la marca ya registrada y el aprovechamiento de la reputación ajena ya construida por su cliente.

Sumado a esta retórica, la jurista indujo que la confusión de estos dos registros marcarios causaría confusiones conceptuales e ideológicas, pues los consumidores pensarían la gaseosa ‘Pirry’ es del periodista Pirry.

Ya presentadas las oposiciones de argumentos nominales, la Superintendencia de Industria y Comercio discrepó los argumentos de la oposición en su aspecto nominal.

Sin embargo, negó la solicitud del registro marcario a la organización Caodel S.A., y destacó la notoriedad de Pirry, a pesar de que el bufete defensor no lo había solicitado.

“Es curiosa la decisión de la Superintendencia, pues no estuvo de acuerdo con nuestros argumentos nominativos, sin embargo declaró la notoriedad de nuestro cliente y negó el registro marcario”, afirmó la abogada experta en marcas y apoderada de Pirry.

Hay que aclarar, que la marca del periodista tuvo un antes y un después, debido a que estuvo clasificada en la clase 35 internacional de Niza, pero luego de conocerse la resolución, quedó sin clasificación alguna por ser concebida como un signo notorio.

No obstante, la empresa de gaseosas no presentó recurso de apelación ante la SIC.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.