Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co jueves, 24 de enero de 2013

Por fallos en la seguridad que sufrió Sony en abril de 2011, cuando millones de datos personales de clientes fueron robados, la compañía tecnológica fue multada en el Reino Unido por US$395.000.

Dicha sanción fue realizada por Information Commissioner’s Office (ICO), organismo británico que vela por el derecho a la información y la privacidad. Así concluye la investigación que se inició hace dos años por dicho incidente.

En este caso, Sony había admitido que en abril de 2011 fue atacada por un “hacker”, que hurtó datos personales de las cuentas de 77 millones de clientes que incluyeron sus nombres, direcciones, fechas de nacimiento y contraseñas.

Diversas acciones se iniciaron para investigar la responsabilidad de la compañía en la filtración de los datos, y si los aseguró como correspondía, tratándose de información sensible.

El ataque afectó principalmente a los usuarios de PlayStation Network (PSN), una plataforma en línea que permite a varias personas jugar al mismo tiempo desde cualquier lugar del planeta y que es compatible con las consolas PlayStation 3, PlayStation Portable, y PlayStation Vita.

ICO aseguró además que la filtración puso en riesgo incluso a los detalles de las tarjetas de crédito de estos usuarios.

De esta forma, lo calificó como “uno de los caos más graves que ha recibido jamas”, aseguró que la empresa de tecnología había fracasado en sus medidas de seguridad, ya que la protección de datos bancarios “debe ser una prioridad”.

Finalmente, la investigación concluyó en que la empresa es responsable del incidente que se presentó en 2011 y que “podía haberse evitado si se hubiera actualizado en software”, pero que al quedar desatendido provocó que muchas contraseñas dejaran de ser seguras.

De acuerdo con David Smith, director del apartado de seguridad de datos del ICO, “ este es un negocio que deberían haber conocido mejor. Es la compañía la que encarga a un experto la estrategia de seguridad y no hay duda de que la empresa disponía de conocimiento y recursos para mantener su información a salvo.

Después del incidente de seguridad, Sony modificó sus protocolos de seguridad y regaló a sus usuarios dos videojuegos como compensación por los trastornos ocasionados por el incidente, ocurrido durante las vacaciones de Semana Santa de 201. Actualizó sus protocolos de seguridad y, pese a que ha habido más intentos de ataque, no ha vuelto a repetirse ninguna inconveniente de ese estilo.

La compañía respondió en un comunicado rechazando la multa y anunciando una apelación. “Los ataques criminales a las redes electrónicas son reales y un aspecto creciente de la vida del siglo 21, y Sony trabaja continuamente para fortalecer nuestros sistemas, construyendo múltiples capas de defensa y trabajando para hacer que nuestras redes sean seguras”, dijo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.