Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Miércoles, 4 de febrero de 2015

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) sancionó a 84 estaciones de servicio y entidades certificadoras con $4.620 millones por falencias en las ventas de combustible durante el año pasado.

Las sanciones más altas se las llevaron las organizaciones que certifican la calidad en la venta de combustibles, con $2.772 millones.

20 estaciones de servicio fueron multadas por fallas en la cantidad vendida, con un monto de $1.052 millones; las estaciones de Gas Natural Comprimido Vehicular (Gncv), por $674,9 millones; las empresas prestadoras de servicio de mantenimiento, con $120,7 millones.

La Superintendencia encontró además que 9,21% de las estaciones no cumplían con la cantidad que debían entregar a los consumidores, mientras que 14,02% distribuían el combustible en malas condiciones de conservación y un 10,33% de ellas presentaban errores en los precios al informar uno y cobrar otro diferente al consumidor.

Alejandro Giraldo, superintendente delegado de Control y Verificación de Reglamentos Técnicos y Metrología legal, sostuvo “que en el recorrido muchas estaciones de servicio eran de papel, no existían, y estaban ubicadas en frontera”. Los casos más graves se encontraron en Chocó, Nariño y la Guajira.

Sobre las entidades certificadoras, se le envió copia del informe al Organismo Nacional de Acreditación de Colombia (Onac) para quitarles la licencia para operar.

Jorge Bendeck, presidente de Fedebiocombustibles, sostuvo que el Ministerio de Minas y Energía tiene reglas muy claras para “la certificación de las estaciones de servicio, desde hace más de cinco años, y al dar esta certificación es porque se asume que las estaciones tienen los equipos y tanques surtidores certificados”. Además, agregó, se presume que quien certifica debe responder a los requerimientos del usuario en calidad y cantidad.

Por otra parte, asegura el líder, es muy importante sentir el control de la calidad del producto, ya que en la actualidad se presume que hay 5.300 estaciones de prestación del servicio.

Diego Otero, rector de la Uniciencia de Bucaramanga, dijo que si bien estas infracciones son muy comunes, es necesario que se fortalezca la vigilancia para los vehículos que se ven afectados cuando hay baja calidad del combustible que se usa. “Hay que ponerle una mayor atención a las entidades certificadoras para evitar falencias en la prestación del servicio”.

La Opinión

Alejandro giraldo
Superintendente delegado

“En el recorrido encontramos muchas estaciones de servicio de papel, sobre todo en territorio de frontera. Este comportamiento lo encontramos en la Guajira, Chocó y Nariño. En la Guajira es evidente que el contrabando es el mayor problema”.