Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co miércoles, 10 de julio de 2013

El Gobierno de Estados Unidos le responderá a Colombia por los canales diplomáticos sobre el presunto espionaje que habría ejecutado contra el Gobierno y otras autoridades nacionales.

Así lo advirtió el embajador de ese país en Bogotá, Michael McKinley, luego de que la Cancillería colombiana expidiera, en la noche del martes, un comunicado en el que anuncia que “Colombia solicitará al Gobierno de los Estados Unidos, por intermedio de su embajador en el país, las explicaciones que correspondan”.

Pero todo este alboroto que se ha generado al parecer no tendría trascendencia a las instancias políticas, pues los analistas consultados por LR coinciden en afirmar que las relaciones no se afectarán.

Para el abogado Julio José Orozco, en honor a la verdad y jurídicamente hablando, Colombia no está siendo espiada por E.E.U.U, por la sencilla razón de que “espiar” no es un calificativo predicable en este caso. Es sabido que desde hace una década los aparatos de inteligencia militar y civil de ambos países se encuentran compenetrados, y espiar, técnicamente, significa la acción de un gobierno para intentar obtener información secreta o protegida de otro Gobierno sin autorización. Además afirmó que si se trata de la recolección de datos que violen eventualmente el derecho a la intimidad de las personas, más allá de la vía diplomática, existe la Comisión Interamericana como ente investigador, y la Corte Interamericana como ente juzgador, dentro del sistema interamericano que gobierna jurídicamente el comportamiento de las naciones, entre ellas, Colombia y E.E.U.U.

“No podemos olvidar, eso si, que el derecho a la intimidad no puede ser escudo o manto en favor de nadie sobre quien se pueda probar un comportamiento delictivo o una seria intención de cometer un acto terrorista”, concluyó.

Por su parte, el jurista Camilo Cruz, manifestó que Colombia podría en este caso utilizar las mismas estrategias que va a emplear Brasil, pero que en la práctica, no va a dejar de ser más que un escándalo de unos meses.

Para el profesional del derecho, José Luis Rodríguez, el principio del tema sería diplomático porque en Estados Unidos hay una ley que se promulgó con ocasión del 9-11. Se trata de la Ley Patriótica en la que se escuda el gobierno para recolectar información de intelilgencia.

Para el abogado Pedro Novoa, se debe tener en cuenta que ya se sabe que esto pasa y no solo EE.UU lo hace. Además, opina que Colombia no va a dañar las relaciones con ese país. En cuanto a demandas, Novoa expresó que es más posible que el tema no pase de una carta, porque no convendría irse a un pleito tan complejo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.