Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa

martes, 25 de marzo de 2014

La abogada Myriam Pachón, quien defiende los intereses de la familia de Diego Felipe Becerra, conocido como ‘el Grafitero’, solicitó al fiscal general, Eduardo Montealegre, celeridad en el proceso para esclarecer los hechos que rodearon la alteración de las pruebas en el lugar donde murió el joven.

La solicitud se hizo a través de la radicación de un derecho de petición de cuatro puntos en la que la abogada pide a Montealegre que gestione una reunión con fiscales anticorrupción y el sexto delegado ante la Corte Suprema de Justicia para hablar sobre una posible dilación en el caso y la falta de un grupo de investigadores.

Según la abogada, en el proceso aún faltan imputaciones, pero “la lentitud de las investigaciones son las que pueden llegar a dañar la finalidad de la justicia”, pues ya han pasado más de 24 meses del caso en el cual están siendo procesados dos coroneles de la Policía, siete uniformados y tres civiles.

En ese sentido, la jurista recuerda que el pasado 25 de julio el excomandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, brigadier general Francisco Patiño, rindió interrogatorio y hasta el momento “no se le ha resuelto su situación jurídica”.

También hace mención a la presunta necesidad de asignar un esquema de seguridad “a los sujetos procesales”, principalmente a los dos fiscales que adelantan las investigaciones y “así mismo se estudie como se encuentra la seguridad del los investigadores de este proceso”.

“(…) el tiempo pasa y eso afecta la memoria de los testigos, el tiempo pasa y nada que logramos hacer justicia y mis representados solo tienen la fe puesta en usted, para que se esclarezcan estos hechos lo antes posible, con la única finalidad de poder empezar a hacer el duelo, de su hijo un menor de edad que se llamaba Diego Felipe Becerra Lizarazo a quien le quitaron todo, la vida y la honra”, precisa la solicitud de la abogada.

El joven Becerra murió tras recibir un disparo en el norte de Bogotá a manos de un patrullero quien le disparó en hechos ocurridos en agosto del 2011.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.