Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co miércoles, 3 de julio de 2013

Luego de conocerse la reunión sostenida entre el empresario envuelto en la polémica elección de la Cámara de Comercio de Barranquilla, Samuel Tcherassi con la alcaldesa Elsa Noguera, el gobernador José Antonio Segebre y el presidente de la junta directiva de Fenalco, Rafael Madero para buscar una solución a los conflictos por las elecciones en la entidad, expertos consultados por LR aseguraron que así lleguen a un acuerdo, los delitos, faltas, multas y decisiones proferidas por autoridades de gobierno siguen su camino.

Así lo advirtió Julio José Orozco, abogado de Orozco&Orozco Abogados quien aseguró que “el lamentable escándalo al interior y alrededor de la Cámara de Comercio de Barranquilla, que no es otra cosa que la versión 2.0 del fenómeno de la compra de votos en política, pese a los arrepentimientos y mil culpas de sus actores, deberá tener consecuencias de tipo penal, ya que la colección de falsedades materiales e ideológicas, junto con el fraude procesal, resueltan comportamientos delictivos no querellables”.

Sobre el hecho, y según el portal de noticias del Atlántico ZonaCero, el empresario Tcherassi hizo un llamado a la concertación para salir de la crisis en medio de la polémica por el poder en esa entidad.

“Uno de los temas de ciudad es no seguir en controversia. Es estéril. Un año después no ha pasado nada”, sostuvo Tcherassi.

Señaló que durante este tiempo “no ha habido ganadores, ni vencidos”. Agregó que “un año después estamos en un limbo. Mi conclusión es que esto no se va a arreglar con un fallo judicial”. Precisamente, expertos advierten que los casos están en proceso y así se llegue a un acuerdo con los mandatarios del departamento, las autoridades judiciales están en la obligación de emitir su decisión sobre las elecciones de la Cámara de Barranquilla.

Por su parte, Alejandro Duarte, presidente de la Unión Nacional de Comerciantes, Undeco, explicó que la concertación que están buscando “es para salir de la crisis” y lo que proponen convocar a nueva elección donde participen los “matriculados independientemente de que estén afiliados o no”. “Proponemos que esos 15.500 matriculados sean los que voten en las nuevas elecciones de la Camara de Comercio o por el contrario, esperar que pase otro año”.

No obstante, el panorama es difícil porque la depuración del censo fue ordenado por la Superintendencia de Industria y Comercio y la Supersociedades ordenó desafiliar cerca de 1.500 empresas que presentaban irregularidades. Por lo tanto, y según Julio José Orozco, aunque se puede discutir sobre la dinámica de unas próximas elecciones, “tiene que contar con la aprobación de las autoridades competentes”.

De este modo, Orozco concluyó que “las decisiones administrativas y judiciales que existen, no se pueden dejar de acatar como consecuencia de los pactos que se realicen entre las partes”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.