Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Miércoles, 9 de octubre de 2013

La Superintendencia de Industria y Comercio ha tenido éxito en la opinión pública con hechos como las multas a multinacionales o a la empresas de telefonía celular. Así mismo, hay una serie de victorias que ha conseguido la Delegatura de Propiedad Industrial: la reducción de tiempos en el proceso de solicitudes de patentes y marcas.

Con motivo de la Asamblea General de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi), LR dialogó con José Luis Londoño, superintendente delegado para estos asuntos, sobre las discusiones en Suiza, la posición del país y del Protocolo de Madrid.

¿Qué tratados se miran en la asamblea de la Ompi?
Hay diversos acuerdos como el Tratado de Cooperación en Materia de Patentes (PCT), el Protocolo de Madrid, el Sistema de Lisboa para denominaciones de origen, el Tratado de La Haya o el Convenio de París que es el sistema padre de la Propiedad Industrial. Entonces, como todos los tratados los administra la Ompi, se hace en una sola jornada las asambleas de todos los convenios.

¿Qué discusiones se están dando?
Los países miembro presentan las posiciones en cuanto a las actuaciones de la Organización y los convenios internacionales. Por ejemplo, está tratando de hacer una conferencia diplomática sobre un tratado de derecho de licencias industriales que sería la creación de unos estándares homogéneos en los requisitos de forma para los países que hagan parte de ese tratado.

¿Cuál es la posición de la Superindustria?
En primer lugar, invitamos a haya voluntad política para que se celebre un tratado sobre recursos energéticos. Así mismo, nuestra posición fue no oponerse al tratado de diseños industriales en la medida que los colombianos creemos que todo lo que signifique eliminar trámites se traduce en beneficios para el usuario.

Y por último, se le hizo un reconocimiento a la gestión del director general de la Ompi, Francis Gurry, en agradecimiento a la ayuda para la implementación del Protocolo de Madrid – hoy en día son 90 países los que hacen parte del protocolo – porque desde antes de que entrara a regir en el país, logramos enviar funcionarios a que se capacitaran, han venido a dar capacitaciones y nos han acompañado en ciudades como Cali, Barranquilla y Medellín.

¿Cuáles son las ventajas del Protocolo de Madrid?
Una es numérica y otra es de datos blandos. Por un lado, nosotros recibíamos 12.000 solicitudes al año de no residentes, en le ultimo año hemos recibido 14.000. Ese aumento es gracias a la implementación del protocolo. Además, hoy en día aparecemos en el mapa internacional; un ejemplo es que viene firmas de países como China y Japón, o de territorios ubicados en Europa oriental.

¿No es un problema que sea mayor el número de marcas que entran a las que salen?
No es un problema. Siempre hay cosas que entran más y salen menos. Lo que pasa es que ahora hay más posibilidades para los consumidores y empresarios.

El tema es que para un país como Colombia, con las dinámicas de su economía, después de un año de vigencia solo se han solicitado 12 solicitudes por vía de este tratado.

¿A qué se debe este fenómeno en los empresarios?
La primero es que nuestras grandes empresas ya tienen marcas registradas en otros países.

Lo que sucede es que nosotros no queríamos tener un trancón endemoniado para construir el puente, que el puente no se use como se podría hacer uso de él no quiere decir que sea malo. Además, el Protocolo de Madrid no le cuesta nada al país y sí brinda mayor posibilidades a los consumidores.