Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla jueves, 13 de diciembre de 2018

Tribunal de Miami sentenció al consorcio GUPC conformado por Sacyr

Las acciones de Sacyr caen hasta 11% en la jornada bursátil de hoy en España luego de que un tribunal de arbitramento en Miami, la empresa española Sacyr fue condenada a devolver más de US$225 millones a las autoridades panameñas encargadas de supervisar la obra que buscaba la ampliación del Canal de Panamá.

En el laudo arbitral proferido por el tribunal estadounidense, se estipuló que el consorcio Gupc deberá devolver cerca de US$547,96 millones, la empresa cuenta con 41% del consorcio, motivo por el cual deberá responder con un poco menos de la mitad de la condena. Para hacer frente al pago, Sacyr suscribió un crédito sindicado.

El hecho que motivó el laudo arbitral fueron los anticipos que le entregó el Gobierno de Panamá al consorcio para adelantar la expansión del canal de Panamá en 2009.

Según referenció el diario español Expansión, la empresa anunció que “esta operación se hace de forma independiente a la evolución de los negocios de Sacyr, que es muy positiva como se refleja en los resultados trimestrales, y que no se verá afectada por este laudo de ninguna manera”.

El mismo medio anuncia que la compañía consiguió el dinero  a través de un crédito sindicado a cinco años.

En otra de las providencias, se estipuló que la Autoridad del Canal de Panamá debe abandonar el consorcio liderado por la empresa española. Todo esto se encuentra motivado en los retrasos que han presentado las obras que contrató el país centroamericano para extender sus operaciones marítimas.

Sacyr es una empresa de construcción española que se ha extendido por toda América Latina. En Colombia, la compañía fue encargada de construir el puente de Hisgaura. Según reportó la Contraloría, el costo de esta construcción ascendió a los $100.000 millones. Sin embargo, en los últimos días la estructura de la construcción se deformó, alterando a las autoridades sobre posibles irregularidades en el proceso de edificación de la obra.

Por orden de la Contraloría, la empresa Sacyr realizó pruebas para garantizar la estabilidad de la estructura. Estas fueron entregadas a un comité de peritos quienes estudiaron los resultados del examen de viabilidad del puente.

La empresa internacional Pedalta fue la encargada de analizar estos resultados. Mediante un comunicado oficial, la empresa auditora informó que “todos los resultados de las fases de carga fueron satisfactorios (…) se observa en general una mayor rigidez a la detectada en el modelo”.

Sobre las imperfecciones en la estructura, los auditores dijeron que “todo el puente no presenta esas deformaciones geométricas. Eso es una dispersión de materiales, pero no pone en riesgo la seguridad del puente. Hay que solucionar esa deformación estética”.

Pese a estos escándalos, la empresa española ha utilizado mecanismos internacionales para defender sus intereses. Debido al escándalo que generó la ampliación del Canal de Panamá, Sacyr demandó al Estado ante Tribunales internacionales, generando un conflicto pendiente por más de US$3.900 millones. Un conflicto que podría repetirse en Colombia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.