Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Sábado, 3 de marzo de 2018

Sandra Devia manifestó que “en ningún momento se le aprobó" hipotecas ilimitadas de predios de la Uniautónoma al exrector Vargas.

La presidenta actual de la Sala General de la Universidad Autónoma del Caribe, Sandra Devia Camacho, mediante un comunicado y en declaraciones a  CV Noticias de Telecaribe, manifestó que algunas de las actas que se aprobaron en esa entidad fueron alteradas por el rector saliente, Ramsés Vargas LaMadrid.

Devia Camacho, quien fue nombrada el 20 de diciembre de 2017, pero que por cuestiones de enfermedad, solo asumió el cargo hasta el 26 de febrero de 2018, manifestó que ha recibido una misiva en la que le solicitan al revisor fiscal de Uniautónoma  y a ella que se revisen las actas porque al parecer ellos aprobaron una cosa en la sala General y el exrector actuó de una manera distinta.

La carta está firmada por Orlando Saavedra, Mariano Romero, Paul García Visbal y Patricia Pinilla, está dirigida a la presidenta de la Sala General, Sandra Devia Camacho, y al revisor fiscal de la universidad.

Ellos solicitan al revisor fiscal realizar un informe a fecha de diciembre 31 de 2017 y los meses de enero y febrero de 2018, para esclarecer las observaciones que hizo recientemente el Ministerio de Educación Nacional a las actas de la Sala General y el Consejo Directivo, porque no coinciden lo que ellos firmaron y el hallazgo encontrado por el Mineducación.

“En la carta que recibí me piden que como nueva presidenta de la Sala General haga una serie de acciones, que entre otras cosas ya yo las solicité en la primera sesión de junta que presidí el pasado 26 de febrero en la Universidad Autónoma del Caribe. Primero pedimos que el revisor fiscal, el próximo lunes 5 de marzo, que está convocada la Sala General, entregue y rinda cuentas de porqué los informes que ellos nos entregaron no coinciden con el informe que entregó el Ministerio de Educación”, manifestó Devia Camacho a CV Noticias.

Agregó que “estamos haciendo un cotejo de todas las actas y recibimos una carta oficial del doctor Abello, que fue presidente el año pasado una de las sesiones de la Sala General, en calidad de honorario, porque el presidente del momento se excusó y no estuvo ese día en la reunión, en donde él nos expresa (va dirigida al Secretario General con copia a mí), en donde expresa que en ningún momento, y de eso doy fe, se le aumentó al señor Ramsés Vargas Lamadrid el sueldo en 20 millones de pesos y una bonificación de 4.000 dólares”.

Sostuvo que la Sala General, atendiendo una proposición de uno de los miembros, en donde manifestaba que el rector no se había aumentado el sueldo desde que inició su gestión en la Rectoría, se le aumentara el sueldo y para ello se nombró una comisión “y se le recomendó que no fuera mayor del IPC, y se incrementó un valor mayor que en ningún momento se aprobó en la Sala General”.

Manifestó que están revisando acta por acta, “estamos revisando desde el 2015, ya lo terminamos y vamos en la mitad del 2016”.

“Quiero precisar que recibí una carta del doctor electo, quien era presidente de la Sala General el año pasado, porque hay actas, de acuerdo con el informe del Ministerio (de Educación), que no aparecen firmadas por el presidente del momento. Él hace claridad que renunció el año pasado y que lo hizo porque el acta que le entregaron para que él firmara tenía temas que no habían sido tratados en la Sala General”, acotó Devia Camacho.

Sobre si la Sala General le aprobó hipotecas ilimitadas al exrector Ramsés Vargas Lamadrid de predios de la Uniautónoma, Sandra Devia manifestó que “en ningún momento se le aprobó, como se dice, con montos ilimitados, capacidad de enajenar.

Devia aseguró que “De acuerdo con las actas, él podría hacer cualquier cosa con los bienes de la Universidad. Esas actas fueron totalmente alteradas. En la Sala General jamás se aprobó este tipo de cosas. Las aprobaciones que se le hicieron a él, y vamos a entregar en el informe con número de acta por solicitud del Ministerio de Educación, fue la venta del equipo de fútbol; igualmente se le aprobó que pudiera hacer negociaciones con los bienes improductivos de la Universidad. Cuando hablamos de bienes improductivos, son terrenos que tenía la institución y que no estaban siendo utilizados para poder negociar con los bancos y poder solucionar las deudas que tenía la Uniautónoma”.

Dijo radicalmente que “jamás se aprobó que se vendiera el Polideportivo”.

Termina diciendo que en la Sala General se aprobaban unas cosas y luego el exrector Ramsés hacia otra cosa, al parecer modificando las actas. Por eso algunos presidentes anteriores de la sala General están revisando las actas para ver qué fue lo que se aprobó y firmaron ellos en su momento. Eso podría tener alguna claridad el lunes cuando ha sido citada la Sala General para analizar todos esos aspectos.