Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa lunes, 18 de noviembre de 2013

Durante el juicio que se adelanta contra el excontralor de Bogotá, Miguel Ángel Morales-Russi, y la exdirectora del Instituto de Desarrollo Urbano, IDU, Liliana Pardo, por el escándalo del ‘Carrusel de la contratación’, el excontratista Miguel Nule afirmó que el exmandatario Distrital, Samuel Moreno, y su hermano Iván sí recibieron millonarias comisiones.

Según el excontratista, estos dineros serían para beneficiar a contratistas con la entrega de contratos viales en Bogotá, “una de las personas que estaba interesada en el negocio era Samuel Moreno (…) sabía perfectamente que era para que recibieran $30.000 millones”.

Así mismo, Nule explicó que el exalcalde siempre había buscado beneficiarse en los procesos de licitación, “el señor alcalde quería hacer un negocio con los contratos”, por lo que los contratistas que no pagaran la comisión perderían los beneficios del negocio, “Samuel moreno e Iván Moreno eran quienes daban instrucciones”, añadió Nule.

Según Miguel Nule, estas acciones habrían causado que el valor del contrato de la primera tercera fase de Transmilenio, que tenía un valor de $25.000 millones, aumentara a $65.000 millones.

Aseguró que el Grupo Nule fue una víctima de extorsión mediática a manos del exalcalde de Bogotá, quien en su momento los había acusado de ser los únicos responsables de los atrasos que se estaban presentando en el tramo de la Calle 26.

“Ejercieron toda la presión para quitarnos los contratos (…) Esta era parte de una máquina de humo para mandar una cantidad de mensajes inculpándonos a nosotros de los retrasos”, precisó Nule, quien además afirmó que con este tipo de acciones Samuel Moreno buscó incrementar el precio de la fase contractual y por lo tanto de la comisión.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.