Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Jueves, 22 de enero de 2015

Los excesos en los cobros de cerca de 3.000 parqueaderos que se calcula hay en Bogotá, han sido una constante de los últimos años y ayer la Secretaría Distrital de Gobierno aseguró que en 2015 se intensificarán los controles y se meterá en cintura a los propietarios que estén inflando el precio por minuto permitido legalmente.

El subsecretario para Asuntos Locales y Desarrollo Ciudadano de la Secretaria, José Cuesta Novoa, dijo que luego de Consejos Locales realizados con los respectivos mandatarios, se acordó incrementar los controles y desarrollar una estrategia que obligue a los administradores de los establecimientos comerciales a cumplir las leyes que regula el cobro.

Hay que recordar que la Circular 001 de 2011 permitía a los parqueaderos que tuvieran la tarifa máxima de $95 inscrita ante la entidad, antes de julio de 2009.

Aseguró Cuesta que “un parqueadero insuficiente en términos estructurales, no tendría que cobrar lo mismo que uno que esté en excelentes condiciones”.

Con la opinión del subsecretario para Asuntos Locales y Desarrollo Ciudadano , coincide un poco Javier Palacios, concejal del partido de La U, quien en su página oficial expresa que en las diferentes mesas de trabajo con alusión al tema, el Distrito a eludido la responsabilidad en los abusos con las tarifas de parqueo argumentando que la Circular mencionada anteriormente, permitía a estos negocios que tuvieran la tarifa máxima podían seguir cobrándola así el parqueadero no reuniera las condiciones físicas para hacerlo.

“Con eso el Distrito se lavó las manos y ha dicho que la única solución es presentar un nuevo proyecto para evitar multimillonarias demandas porque los derechos adquiridos de los propietarios de los parqueaderos no se pueden vulnerar. También que no habían sanciones posibles porque la Circular las impedía y que en el caso de los centros comerciales la ley de propiedad horizontal los eximía de cumplir con el decreto”.

Explica Eduardo Bayón Pardo, presidente de City Parking, empresa que tiene 90 parqueaderos en la capital, que la tarifa permitida para carros por minuto es de mínimo $48 y máximo $95. Para motos de $67 y para bicicletas de $10.

Frente a las múltiples denuncias de Palacios, Bayón aseguró a LR que en la capital no hay ningún monopolio y que el negocio es privado.

“El usuario es libre de escoger la tarifa que quiera. Aquí la pregunta es ¿por qué en Bogotá se regulan dichos precios? En otros países, e incluso ciudades eso no sucede. Esa regulación es absurda, llevamos más de cinco años con las mismas cifras, ni las liberan, ni las actualizan. Eso porque hay un par de concejales que quieren mantenerlas así. Esto se convirtió en un tema político. Es muy extraño que una administración suba el valor del pasaje de Transmilenio, y no las tarifas de parqueo”.

Cuántos hay en las ciudades
Aunque la Secretaría Distrital de Gobierno asegura que en Bogotá hay 1.700 parqueaderos, Bayón dice que la cifra rodea los 3.000. La elevada cifra responde, entre otras cosas, a la informalidad de la que sufre el negocio. La problemática habría dejado a varios lugares fuera del conteo de la entidad pública. La posición del propietario de City Parking, la comparte Fernando Dueñas, director del Comité de Parqueaderos de Fenalco .

Dueñas aclara que la entidad no tiene cifras exactas de la cantidad de parqueaderos.

Para saber cómo se mueve el negocio en otras ciudades principales, el diario consultó a las Cámaras de Comercio de Medellín, Cali, y Barranquilla.

De acuerdo con las entidades, en la capital de la eterna primavera hay hasta el momento cerca de 555.

El la ciudad azucarera hay 198 parqueaderos registrados ante la organización. Municipios del Valle cercanos a su capital, también habrían hecho su debido registro y en Yumbo existen 21, Jamundí, 3; y Dagua, 1.

La arenosa cuenta con 128.
Hasta el cierre de esta edición la Cámara de Comercio de Bogotá no había confirmado el número de registros en la capital.

Las opiniones

Eduardo Bayón Pardo
Propietario y gerente de City Park
“El usuario es libre de escoger la tarifa que quiera. Aquí la pregunta es ¿por qué en Bogotá se regulan dichos precios? En otros países, e incluso ciudades eso no sucede. Esa regulación es absurda, llevamos más de cinco años con las mismas cifras”.