Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Domingo, 26 de julio de 2015

Aunque el mandatario aclaró que este tipo de acciones solo se podrán hacer por orden explícita suya siempre y cuando estén alejados de centros urbanos y sin dejar de garantizar la protección de la población, algunos sectores vieron la medida como una concesión a la guerrilla. 

Uno de los primeros en pronunciarse fue el expresidente y ahora senador, Álvaro Uribe Vélez, quien consideró que la suspensión es “el premio a la dosis de sangre y destrucción de la semana anterior”. 

“El terrorismo descansa después del baño de sangre, la economía mal, la política social en retroceso. El Gobierno cesa bombardeos (…) ¡Qué democracia! El terrorismo se expresa en medio dirigido por familia presidencial que ha recibido contratos del Gobierno”, trinó Uribe. 

También el senador Alfredo Rangel, del Centro Democrático, calificó al desescalamiento y el cese bilateral como una “parálisis del Ejército y libertad para que terroristas delincan”. 

Por el contrario Roy Barreras, presidente de la Comisión de Paz del Senado, celebró el anuncio y aseguró que si a su vez las FARC “suspenden la lluvia de balas y el Gobierno la lluvia de bombas ha iniciado en serio el preámbulo de la paz”. 

Asimismo señaló que la “ruta para alcanzar la paz” pasa por un momento importante, pues le restan solo tres temas concretos: cese bilateral definitivo, firma del Acuerdo final y el proceso de desarme, desmovilización y reintegración. 

A su turno el senador Armando Benedetti consideró que se está retornando a las mismas condiciones que vivió el país en el primer semestre del año, retomando el rumbo en la negociación de paz. 

“Ese anuncio significa que estamos como en febrero, con un cese unilateral de las Farc, anuncios de desminado, de no reclutar menores y el gobierno de no bombardear”, dijo el parlamentario. 

Mientras tanto Iván Cepeda, del Polo Democrático, defendió que estos gestos recíprocos para reducir la intensidad del conflicto, son contribuciones reales a la paz. 

“Solo quienes viven de la guerra y la sangre deploran estos avances (…) es una decisión a la que le otorgo la mayor importancia en un momento crucial. Esperamos que se sigan sucediendo otra clase de decisiones importantes con relación al desescalamiento del conflicto y que se llegue al cese bilateral y definitivo de hostilidades”, concluyó el congresista. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.