Ripe Viernes, 11 de octubre de 2013

El periodista y creador del portal de filtraciones WikiLeaks, Julian Assange, afirmó que la práctica totalidad de las comunicaciones desde América Latina pasan por Estados Unidos, y que este país utiliza el espionaje de éstas para afianzar su influencia en el mundo.

“El 98% de las telecomunicaciones desde América Latina al resto del mundo, incluidos mensajes de texto, llamadas telefónicas, correos electrónicos, etc, pasa a través de EE.UU.”, señaló ayer Assange, en una entrevista ofrecida a la televisión rusa RT desde la Embajada de Ecuador en Londres, donde está refugiado.

El objetivo de Washington es “obtener información de cómo América Latina se comporta, hacia dónde se mueven las transferencias económicas y las actividades de los líderes y actores clave”, agregó el activista australiano, que cree que este espionaje “permite” a los norteamericanos “predecir, de alguna manera, el comportamiento de los líderes e intereses latinoamericanos, y también chantajear a casi cualquier persona importante”.

Assange explicó que “EE.UU ha intentado impedir el intercambio económico a través de la intervención y el control de Swift, Visa, MasterCard, o el dinero enviado hacia América Latina mediante el Bank of America”. Y agregó: “Se está apropiando de las interacciones económicas y de las telecomunicaciones, y lo que queda es un cierto control de la fuerza física del Estado”.

En relación al extécnico de la CIA, Edward Snowden, que vive en Rusia asilado después de haber revelado una trama de espionaje masivo de los servicios secretos de su país, Assange señaló que WikiLeaks estuvo “implicado de modo formal e informal en las solicitudes de asilo en alrededor de 20 países”.