Expansión Viernes, 3 de julio de 2015

Este hecho tiene lugar en un contexto de fuerte enfrentamiento con el sector del taxi y con el Gobierno, anunció el director general de la compañía en ese país, Thibaud Simphal.

“Hemos decidido suspender las actividades de UberPop en Francia desde las 20.00 del viernes 3 de julio (18.00 GMT)”, declaró Thibaud en una entrevista que publicada en Le Monde.

La decisión de la compañía llega después de que el propio Thibaud y el responsable de Uber para Europa Occidental, Pierre-Dimitri Gore-Coty, fueran detenidos e imputados a espera de juicio por varios delitos como práctica comercial engañosa, organización de una plataforma ilícita de transporte y tratamiento ilegal de datos personales.

La decisión de la firma, agregó el directivo, responde a su intención de “preservar la seguridad de los conductores de Uber” en Francia, ya que algunos “han sido víctimas de violencia en los últimos días”, y porque la empresa desea situarse “en un espíritu de sosiego y de diálogo con los poderes públicos”.

No obstante, Uber espera que el Consejo Constitucional de Francia se pronuncie en septiembre contra la nueva ley que regula el transporte con conductor en ese país, que regula la actividad de transporte con chófer.

En Francia, donde cuentan con 10.000 conductores ocasionales inscritos, de los que unos 4.000 estuvieron “activos la última semana”.Los ingresos medios de esos conductores a través de UberPop son de 8.200 euros anuales, según quienes abogan por que la legislación  allane los requisitos para el servicio.