Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Manuel Rozo Sánchez miércoles, 8 de enero de 2014

La exploración minero energética en Colombia se ha visto truncada por tratar de adelantar proyectos en áreas importantes ambientalmente. Dichas áreas han significado un desafío para el Estado dado los diversos intereses que estas representan. Por un lado existe el potencial económico derivado de la exploración de los recursos allí localizados, y de otro lado, la protección del ambiente. Pero entonces; ¿existe un punto de equilibrio para aprovechar los recursos naturales respectando la protección al medioambiente? 

En América Latina son varios los países que nos han mostrado cómo la exploración y extracción, minera y petrolera, pueden adelantarse con métodos sostenibles con el ambiente. Entre estos países se encuentran: Brasil, Perú, Chile y ahora, en el que están poniendo los ojos los inversionistas del mundo; Ecuador. 

La gestión del Presidente Rafael Correa ha demostrado en los últimos tiempos que las cosas marchan bien en el vecino país.  Pero es necesario estudiar de cerca a qué se debe esta prosperidad que ha reportado una disminución de 10 puntos en la pobreza en los últimos seis años, y una tasa de crecimiento de 5,5 por ciento anual, incluso, superior a la de Brasil que es de 4 por ciento. 

Además, según el más reciente informe realizado por el Fondo Monetario Internacional (FMI), el desempleo en Ecuador para el 2013 - 2014 será del 5,5 por ciento, mientras que en Colombia, según las mismas proyecciones del organismo internacional, será superior al 10 por ciento. 

El nuevo Coloso del sur, como han denominado al país vecino, ha logrado superar las expectativas de crecimiento con una exitosa política económica, la cual se debe en gran parte a los recursos generados por el petróleo. La producción petrolera es tan importante para Ecuador, que el 60 por ciento de los ingresos en las exportaciones, se deben a este recurso. 

Pero una alta producción petrolera no significa necesariamente el desarrollo de una sociedad. Como observamos, en Venezuela las cosas son bastante diferentes. En este sentido, es elogiable la administración del Presidente Correa, quien ha logrado incentivar la economía aprovechando los recursos generados por la industria petrolera. 

A este respecto, el exministro de Finanzas ecuatoriano, Fausto Ortiz expresó que “ese 60 por ciento de lo que exportamos, o sea petróleo, permite financiar las exportaciones no petroleras […] ahí es donde se equipara”. La influencia del petróleo en Ecuador se refleja en otros sectores económicos como la construcción. Con los ingresos obtenidos de los hidrocarburos el Estado ha mejorado la infraestructura del país, lo que se traduce en obras públicas y desarrollo social.    

Podría decirse que es peligroso depender tanto de un recurso no renovable. Por eso, es exitosa la política implementada por el mandatario ecuatoriano, quien al aprovechar todos los ingresos del petróleo para la construcción de grandes obras de infraestructura, hace que la inversión de capital aumente, haciendo que la economía se dinamice y se mantenga a largo plazo. 

Pero volviendo al inicio, es importante ver como la política ecuatoriana ha permitido la exploración en áreas que estaban vedadas para proyectos petroleros. El parque Yasuní declarado reserva mundial de la biosfera desde el 2008, cuenta con unas reservas importantes de petróleo. Por esta razón, la Asamblea le dijo sí a la industria petrolera. 

Luego de hacer un estudio concienzudo, por parte del Gobierno, se pudo determinar que en el área las reservas ascienden a 920 millones de barriles, que en cifras económicas equivalen a 19.200 millones de dólares. Con estos datos, se estableció que la inversión para adelantar el proyecto de manera responsable con el medioambiente es de 2.800 millones de dólares, pero los beneficios que se calculan con la exploración en Yasuní se elevan por encima de 19.000 millones de dólares, los cuales se extenderán a toda la economía.

Así lo expuso -el viceministro David Molina a la revista ACP hidrocarburos- “esos recursos no se irán a gasto corriente ni a importaciones; por el contrario irán a inversión”. 

Con este ejemplo se muestra al mundo que la actividad petrolera puede adelantarse de manera responsable con el medioambiente y sin afectación del patrimonio natural de la humanidad. 

Lo anterior es un claro ejemplo de que las cosas bien hechas sí son posibles. Colombia tiene un gran problema social, el cual se puede superar siguiendo el ejemplo de Ecuador. Una política clara en materia minero energética es lo que nos puede llevar a ser verdaderamente uno de los países sobresalientes de América Latina. La pregunta es; ¿queremos tener minería y petróleos en Colombia? El debate comienza.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.