Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Jueves, 12 de diciembre de 2013

En 1837, un inmigrante inglés, William Procter, y uno irlandés, James Gamble, fundaron la sociedad Procter & Gamble. Hoy en día esta multinacional tiene más de 300 marcas de productos consumibles en todo el mundo.

Sin embargo, y a pesar de tener en Colombia marcas tan reconocidas como Gillette, Head & Shoulders o Ariel; P&G no ha podido registrar el nombre FreshLock para los productos especializados en blanquear o limpiar ante la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC.

Luego de haber presentado la solicitud en octubre de 2012 y aun sin oposiciones al registro por parte de alguna otra compañía, Ricardo Camacho, como director encargado de Signos Distintivos de la SIC, realizó el examen de registrabilidad y encontró consecuencias con la expresión FreshLook.

La organización Novartis, que cuenta con más de 115.000 empleados en 140 países, se dedica al cuidado de las personas a través de la industria farmacéutica y biotecnológica. En octubre de 2000 solicitó el registro de la marca FreshLook para identificar los productos farmacéuticos que hacen parte de la clase 5 de la Clasificación de Niza.

Hasta el momento, Novartis ha tenido una renovación presentada en 2011 que le prorroga el tiempo de uso de la expresión marcaria por el mismo periodo que le fue concedido por primera vez.

Ahora, en el examen que realizó la Superindustria en primera instancia se determinó que las semejanzas entre los signos comparados podrían crear confusión en el público consumidor a la hora de adquirir cualquier producto con las expresiones mencionadas.

“El signo solicitado (FreshLock) es una marca que comparte la mayoría de sus letras con la marca previamente registrada (FreshLook); la anterior coincidencia dentro del mercado generaría confusión indirecta (…) lo que causa irremediablemente en la mente del consumidor una idea de asociación entre los productos”, indicó Camacho en el documento.

Además, aunque los productos no están enmarcados en la misma Clasificación de Niza, afirmó que sí comparten canales de distribución, divulgación y comercialización lo que genera la confusión entre consumidores.

A la decisión de la SIC de junio de este año, el representante legal de P&G, Álvaro Correa, presentó un recurso de apelación en el cual argumenta que no existe esa confusión entre los consumidores.

En primer lugar, explica que la palabra ‘fresh’ en el contexto de las marcas es una expresión débil y que la reproducción de esta no implica que haya confusión entre los elementos.

Para demostrarlo pone como ejemplo 24 registros de marcas que hace uso de la expresión ‘Fresh’ en la clase 3 de Niza y coexisten de manera pacífica.

Correa explica que el nombre de su representada hacen referencia a “los productos para la limpieza y el uso de la lavandería como jabones que ‘guardan’ o ‘encierran’ la ‘frescura’. En efecto, la traducción de la palabra sería Frescura-Encerrada”.

Así mimo, el abogado pone el ejemplo con la palabra Freshlook de la multinacional Novartis: la cual se traduciría por Frescura-Mirada. Por último, expuso que no hay relación directa de los canales comerciales.

Por ahora, deberán esperar la respuesta del superintendente delegado para la Propiedad Industrial quien deberá revisar la renuncia total que hizo Novartis de su marca en septiembre.

Renuncia total de novartis
En el archivo de la marca FreshLook de la multinacional Novartis ante la Superintendencia de Industria y Comercio hay dos actuaciones posteriores a la concesión del signo.

Por un lado, en julio de 2011 está la renovación de la marca que le otorga el uso exclusivo hasta agosto del año 2021.

De otra parte, hay una renuncia total a los derechos del título tramitada en septiembre de 2013 y concedida por la Dirección de Signos Distintivos de la SIC en el mismo mes. Lo que deja el camino libre a P&G para registrar su marca en la clase 3 de Niza.