Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

guillermo cáez gómez lunes, 28 de enero de 2013

Hoy podemos decir que la justicia puso su grano de arena en momentos que Colombia necesita la reconciliación como fórmula de solución de los conflictos, buscando que se restablezca en parte el orden social.

Fue una tarde llena de contrastes y sorpresas, la H. Juez 30 de conocimiento llevo la audiencia y la majestad de la justicia a su punto más alto, y no solo ella fue ejemplo en este proceso, hay que sin duda reconocer la labor de la Fiscalía Delegada ante el Tribunal y la Delegada del Ministerio Público en la lucha y consecución de la victoria no para la defensa como se ha hecho ver, sino para la justicia restaurativa.
 
Hubo dos momentos en la audiencia, en la primera parte el fiscal delegado hizo  una presentación impecable y apegada al marco jurídico del preacuerdo firmado con la defensa del Sr Juan Carlos Varela Bellini, dicha solicitud fue apoyada por el Ministerio Público la defensa y el 99% de la representación de las víctimas, mandando un claro mensaje a la sociedad, en la reconciliación esta la respuesta.
 
En ese instante entro la Juez 30 de conocimiento a resolver si le impartía o no legalidad a dicho preacuerdo, basada en algunos supuestos equivocados sentenció no darle su aprobación al preacuerdo; a lo que la Fiscalía, el Ministerio Público y la defensa interpusieron los recursos de reposición y apelación.
 
Luego de la sustentación del recurso por parte de los intervinientes en la audiencia y para mí en un hecho histórico, digno de exaltar la H. Juez decidió reponer la sentencia, reconociendo que tuvo imprecisiones en su primer fallo dando paso a la legalidad del preacuerdo presentado.
 
Fue una decisión celebrada por todos los asistentes y aunque para muchos despierte suspicacias, los representantes de las víctimas también nos unimos a ese gozo, pero hay que aplaudir que en este proceso se garantizó la justicia, la verdad y la reparación integral; y en este punto hay que resaltar que no solo fue una compensación económica la recibida, sino que hubo un ofrecimiento de perdón sincero por parte de Juan Carlos Varela y su familia, un verdadero acto de constricción y reconciliación que llevo a que en nuestro mandato nos pidieran las víctimas expresar que aceptan y perdonan el hecho desafortunado y que se sienten complacidos y reparados con la pena impuesta, la reparación recibida y la reparación simbólica que llevo a que las familia Varela y las de las víctimas sellaran ese perdón con un abrazo.   
 
El lunar de la audiencia fue una representante de víctimas que quiso a toda costa oponerse a un proceso de justicia restaurativa y que su sustento no es más que el económico; confirmación de ello es que la Juez declaró desierto el recurso interpuesto por falta de sustentación.
 
Sé que desde esta columna le he hecho grandes críticas a los funcionarios que administran justicia, así como he dicho que no es un mal generalizado; hoy reconozco que esta gran funcionaria puso su grano de arena para la reconciliación entre los colombianos hechos que son los que verdaderamente deben generar noticia.
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.