Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

lunes, 9 de junio de 2014

La tal “mermelada” (que no es otra cosa que un eufemismo para referirse a la plata que se consigue por cuenta de la corrupción estatal) ha servido para hipotecar las conciencias de políticos como Petro, Mockus y Clara López, hasta hace poco fieros opositores del Presidente-candidato. ¿Qué se puede esperar del resto, si la sal se corrompe? De ahí para abajo muchos son los vendidos, incluyendo a importantes medios de comunicación.

A continuación, expondré algunos episodios que dan cuenta de la falta de escrúpulos del Presidente y sus “amigos” y de lo que son capaces de hacer para no despegarse de “la teta pública” (si hago toda la lista completa, tendría que disponer de una separata especial).

- Hace unos días fue capturado por la Fiscalía, el Registrador del municipio de Nueva Granada en el departamento del Magdalena, personaje cercano a la casa Diaz-Granados, que, a su vez, son “calanchines” de Santos de toda la vida. Según las autoridades, el Registrador le metió mano a los resultados electorales en ese municipio. 

- Máximo Noriega, petrista reconocido y santista “por convicción”, aseguró, en una entrevista concedida a El Heraldo, que Santos perdió en primera vuelta porque a los partidos que apoyan la reelección les faltaron “mochileros”, remoquete con el que se le conoce a los compradores de votos.

- La recién electa senadora indígena por el departamento de Córdoba, Yamina Pestana, decidió adherir a Óscar Iván Zuluaga, pero en dos días cambió de parecer y corrió a las toldas de Santos. La razón: el propio Presidente le prometió a la “renovadora” senadora girar los recursos asignados por concepto de educación para cada niño indígena de su comunidad directamente a Manexca una EPS manejada por la familia Pestana, y no a través de los entes territoriales como lo dispone el Decreto 2500 de 2010.

- La “belleza” de Vargas Lleras cree que, por haber asignado, como Ministro, casas de interés social, es el dueño de la vida de los beneficiarios. Ataca a quien no apoya a Santos y promete prebendas para incentivar el voto. Si Vargas Lleras tuviera la mitad de la dignidad de esos humildes compatriotas, no sería la mala persona que es.

- De la nevera vienen las tulas: $40.000 millones llegaron de Bogotá para la compra de votos en la Costa. Es un secreto a voces: esa es la plata que hay para torcer a Raimundo y todo el mundo.

Con Santos ocurre algo singular, que se puede ejemplificar con el siguiente símil: en un burdel en el que laboran varias meretrices, una de ellas, por cualquier razón, decide no cobrarle a un cliente de ocasión. Esa misma mujer, al concluir dicha faena, es abordada por un borracho pestilente y horroroso que le ofrece una alta suma de dinero para disfrutar de los placeres de la carne. El tipo es tan despreciable y feo que la meretriz se reúsa a tener sexo con él. A Santos le pasa algo similar: ni con toda la plata del mundo, ni ofreciendo lo imposible logra convencer; en otras palabras ni con plata se lo dan (me refiero al voto, claro).

El dinero mal habido con el que pretenden “envenenar” la voluntad popular se va a perder a manos de los mismos comerciantes de votos, Santos será derrotado y se esfumará para siempre. Lo que no desaparecerá del escenario es el rosario de delitos cometidos para conservar el poder y ahí tendrán que vérselas de frente con la justicia.

La ñapa. ¡Abajo la Monarquía, arriba la República!