Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 7 de abril de 2015

Desde todo punto de vista, la compañía representa no solo el autoabastecimiento energético, sino también es garantía que el Estado sea dueño de tal compañía conservando su control,  para que en el futuro se aumente la generación energética a gran escala manteniendo la balanza de precios para la industria y el consumo residencial.

Esa es una constante que incluso el sector industrial tiene que ponderar, pues el control de precios solo aplica para el consumo residencial, dado que la energía que se vende al sector industrial no tiene límite o control alguno, por el volumen de energía que se compra, el único tope que existe allí es el de las leyes de la oferta y demanda, precios que solo se acuerdan entre las partes: sector generador de energía e industriales, las probabilidades que los precios de la energía se disparen son bastantes al salir del control Estatal Isagen, pues las inversiones en generación serán mínimas por parte de un privado y la demanda crecerá vertiginosamente.

La regulación en asuntos energéticos de esta línea, generación de energía eléctrica bien sea térmica, eólica, o hídrica (la cual esta última representa casi 80% de la generación del país) es muy pobre o porqué no llamar inexistente. Lo que tenemos en regulación no es lo demasiado robusto para sostener la normativa por ejemplo de precios del sector residencial, que al disparar los precios en el sector industrial el primer doliente por así llamarlo sería el ciudadano de a pie, sencillamente por esa debilidad de regulación, a esto sumado la constante demanda que se multiplicará en los próximos cuatro años teniendo en cuenta el débil crecimiento económico que es la constante en este gobierno. ¿Cómo sería con un crecimiento importante?

El capricho del gobierno en dar a cualquier precio la principal generadora energética del país, genera muchas suspicacias pues no se logra entender como un bien que estaría avaluado en 8 o 10 billones de pesos, se pretenda regalar a quien sabe quién y para que, en tan solo 5 billones, eso de manera clara, vertical y lógica se llama dádiva, a quien se pretenda beneficiar no está aún muy claro; lo realmente importante es que el dinero que se recoja de este regalo, no será suficiente para mermar el hueco fiscal que probablemente ya supera los 40 Billones, al igual los recursos dadivosos, serian como miga de pan para las famosas autopistas de 4 generación que lleva anunciando el gobierno. 

En un Estado de opinión se respetaría la voluntad de las mayorías, y la férrea necesidad superior de atender los intereses del Estado, sin caprichos, sin trapisondas, sin interpretaciones erráticas a la ley, pues como se ha comprobado los colombianos sienten identidad y profundo respeto por la compañía, y son totalmente consientes de la necesidad que el Estado sea quien tenga el control de la misma, parte de esa conciencia colectiva se generó en la pasada sequía que vivió el país a principios de 2014, en la cual jugo un papel clave Isagen desde luego por ser un activo Estatal, en dicha crisis los precios en bolsa de energía se triplicaron, pero gracias al valor agregado de Isagen, la industria no lo sintió como tampoco el ciudadano.

Ahora no hay claridad de donde van a salir los 300 mil millones que reporta Isagen al gobierno, por cuenta de sus utilidades, las cuales solo se ven reflejadas desde el año 2007 justo en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, gobierno que nunca quiso venderla, enajenarla, o salir de su control, por el contrario la salvo de su mayor crisis financiera, la hizo sostenible y un estandarte de generación energética en la región; de las 9 acciones judiciales que rodean esta operación macro financiera del gobierno, la primera que logro establecer la antijuridicidad de la misma y el detrimento patrimonial fue la de Álvaro Uribe, la cual esta pronto para ingresar a dictar sentencia. ¿De venderse antes de la sentencia donde queda el respeto a la justica? 

Corolario: La política de cargo por confiabilidad no se está cumpliendo, todos los proyectos que se han subastado para generar energía no están operando ni se ha ejecutado, solo Isagen con Amoya e Hidrosogamoso se cumple hoy de manera extemporánea esa política, ¿Qué pasaría mañana si fuera en manos de un privado?