Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Miércoles, 3 de octubre de 2018

Se está activando con fuerza el desarrollo de nuevos negocios alrededor de los energéticos, lo cual obedece, entre otros aspectos, a que la regulación de energía eléctrica y gas natural está cambiando positivamente en Colombia y alrededor de ella se han evidenciado oportunidades que son aprovechadas por los agentes tradicionales y nuevos agentes o inversionistas. A continuación, mencionaré algunas de las nuevas líneas de negocio que disrumpen en el mercado de los energéticos:

Primero, generación in situ: esta oportunidad implica la adquisición e instalación de plantas, equipos o motores de generación de respaldo que en algunos casos operan con gas natural. Su funcionamiento garantiza que el beneficiado con la generación tiene un autoabastecimiento exento, en un alto grado, de las interrupciones que presentan redes de distribución de energía o gas natural. Los vehículos que materializan esta oportunidad son la generación distribuida, la cogeneración y la autogeneración. Para el desarrollo de esta oportunidad los contratos que se deben considerar son el de instalación, operación y mantenimiento de activos y equipos.

Segundo, baterías: esta oportunidad aplica para la acumulación o almacenamiento de energía y permite una autonomía frente a fuentes de generación. Este esquema está ingresando a Colombia, pero en otros países el almacenador es considerado un agente independiente en el mercado de energía.

Tercero, gasoductos virtuales: la tecnología de distribución y comercialización de gas natural mediante su compresión en Colombia lleva cerca de tres décadas, pero tan solo hasta 2013 se definió regulatoriamente y desde ese entonces está creciendo su desarrollo como actividad económica. La distribución de gas mediante gasoductos virtuales es la conducción de gas combustible desde una fuente de producción de gas, sistema de transporte o tanque de almacenamiento, a través de un medio de transporte diferente a gasoductos, hasta la conexión de un consumidor final. Hoy se desarrolla tanto como con Gas Natural Comprimido como con el Licuado.

Cuarto, estaciones virtuales: no es lo mismo que gasoductos virtuales. Esta oportunidad implica la adquisición de módulos intercambiables de almacenamiento para un abastecimiento de gas natural a través de vehículos de transporte de uno o más módulos de cilindros, a quienes le aplica la regulación para gasoductos virtuales.

Quinto, cupos Transables de Emisiones: con la expedición de la Ley 1931 de 2018, se estableció la figura de los Cupos Transables de Emisiones como un instrumento financiero que produce unos recursos que se destinan al Fondo Nacional Ambiental y se utilizan para reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En tal sentido, el Cupo se convierte en una autorización legal para emitir una tonelada de CO2 u otro gas de efecto invernadero, por una cantidad equivalente a una tonelada de CO2.

Nota final: Hace poco un representante político de la Costa Atlántica, publicó una columna promoviendo un proyecto de ley para modificar el Cargo por Confiabilidad, a la vez opinó que “la realidad del uso de los recursos recaudados bajo la figura del cargo por confiabilidad dista mucho del propósito para el que fue creado”. Al respecto debo decirle a mi coterráneo lo siguiente: 1) Los agentes generadores de energía eléctrica le han respondido a Colombia en cuanto a sus obligaciones de entrega de energía, 2) El dinero del Cargo por Confiabilidad sí se ha destinado para lo que se definió en la regulación, 3) el detalle de la regulación del Cargo por Confiabilidad, y de todo lo que tiene que ver con los energéticos debe estar separada de la injerencia política y, 4) en relación a proyecto de ley que promueve, no resulta conveniente proponer que los recursos del Cargo por Confiabilidad se destinen para la financiación de las inversiones necesarias para actividades como distribución, transmisión y peor aún, no resulta conveniente proponer que los recursos del Cargo por Confiabilidad sean distribuidos para fines diferentes al de fomentar la generación de energía.