Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Miércoles, 23 de enero de 2019

Imaginemos esto: Tu competencia accediendo a los datos de contacto de tus clientes y de tus proveedores, al precio en que tu empresa compra los bienes y servicios que comercializa y al precio en que tu compañía vende al consumidor final. A eso, y mucho más, se exponen los agentes del sector gasífero en caso de no garantizarse principios de independencia y neutralidad en la selección del gestor del mercado de gas natural en Colombia. ¿Y eso es malo? Lo sería si esa información es administrada por alguien que no sea imparcial.

El gestor del mercado de gas, rol que a la fecha desempeña la Bolsa Mercantil de Colombia, cumple una función sensible y de gran relevancia que es la de recopilar, verificar, publicar y conservar la información transaccional y operativa de todos los agentes que realizan operaciones de compraventa de gas natural y capacidad de transporte de dicho gas. En ese sentido, la persona que desarrolla ese rol debería ser totalmente independiente para evitar concentración de poder que conlleve a un abuso de su posición dominante. Para ello, conviene preguntarse: ¿Alguien que tenga un 1% de interés en una operación es independiente? Pienso que no, y aunque suene sencillo, porque en realidad lo es: “independiente es independiente”, quiere ello decir que alguien independiente, y de paso objetivo, es quién no tiene ningún minúsculo grado de interés que lo incentive a pensar en favor o en contra de otra persona. Haciendo uso del artículo 28 de nuestro Código Civil “las palabras de la ley se entenderán en su sentido natural y obvio, según el uso general de las mismas palabras; pero cuando el legislador las haya definido expresamente para ciertas materias se les dará en estas su significado legal.” En tal sentido, si la ley exige independencia, es obvio que no puede existir participación de los agentes en la figura del gestor del mercado de gas.

Y a qué viene lo hasta aquí mencionado, pues bien, sucede que en el proceso de selección del gestor del mercado que se realizará este año, se establece que ningún participante del mercado de gas, bien, “productor-comercializador”, transportador, distribuidor o comercializador -yo agrego Usuarios No Regulados-, podrá tener una participación que exceda del 20% en el capital o propiedad de un aspirante a desarrollar las funciones del gestor del mercado. Dicho de otra manera, puede participar en el proceso de selección y ser el gestor del mercado de gas aquella persona que esté por debajo de ese 20 %. Lo anterior le otorga una graduación o nivel a la independencia, desconociendo, a mi modo de ver, que independiente no significa tener un 1% o un 19.99 % sino que es aquel que tiene como porcentaje de 0%. Insisto en mi punto, la independencia se cumple de manera integral, más no parcial. En consecuencia, lo ideal para asegurar el cumplimiento de la independencia y la neutralidad es que no se permita que participe como aspirante a ser el gestor del mercado alguien que tenga participación de los agentes del sector de gas natural o que si lo hace no resulte seleccionado por no demostrar que garantizará neutralidad y objetividad, principios muy unidos al de la independencia.

Para ir finalizando, no faltará quién argumente que un 1 % y/o hasta un 49 % no da control ni poder de interferir en las decisiones porque esto solo sucede si se adquiere el 50 % o más de participación en una empresa o actividad. Frente a ello, mi respuesta es que no es así cuando el mercado por naturaleza no es tan competido, pero además cuando la definición de independencia no admite una gradualidad.

Por último, en la actualidad la persona que resulte seleccionada como gestor del mercado deberá ejercer dicha función por un plazo de 5 años, lo cual resulta muy corto y a la vez traumático en la medida que al finalizar su periodo el conocimiento y la especialidad del equipo de trabajo del gestor del mercado se “resetea”. Si quien hoy está prestando el servicio del gestor del mercado no vuelve a ser seleccionado el conocimiento se tiene que volver a adquirir por parte del prestador entrante, eliminando a raja tabla el conocimiento y la capitalización de experiencias que han adquirido los profesionales que vienen prestando ese servicio. En tal sentido, lo ideal seria ampliar de 5 a 20 los años que debe ser prestado los servicios por quien resulte ser el gestor del mercado de gas natural en Colombia.