Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Miércoles, 8 de mayo de 2019

El Gas Licuado de Petróleo (GLP) es un energético vital para el progreso por ello debe reforzar la fuerza de sus cañones aprovechando las oportunidades que le brinda la regulación del sector eléctrico, en especial, la relacionada con la generación de energía.

Desde 2014, a través de la Ley 1715, se estableció como regla de gestión eficiente en las Zonas No Interconectadas (ZNI), que cuando sea más eficiente emplear GLP para la generación de energía eléctrica, a cambio de diésel oil, el GLP tiene derecho a recibir el subsidio que determine el Ministerio de Minas y Energía con cargo al Presupuesto Nacional en condiciones similares a la del diésel. De manera que, si financieramente cierra un proyecto, se pueden adoptar en las ZNI esquemas de generación distribuida de energía a partir de GLP y adoptando las microrredes para la distribución de energía.

Seguido a esto las bases del Plan Nacional de Desarrollo 2014 – 2018 establecieron que para administrar información confiable y transparente del sector del GLP se debía evaluar por parte del Ministerio de Energía y de la Creg la conveniencia de establecer la figura del gestor del mercado de GLP, lo cual se presentó en la Resolución Creg 121 de 2016 en donde se otorgaba al gestor el rol de publicar la información de las transacciones realizadas en el mercado mayorista de GLP, algo muy similar a lo que en energía eléctrica se cumple con la empresa XM S.A. ESP como administrador del mercado de energía mayorista.

Ahora bien, en las bases del Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022, se evidencia otro impulso al GLP, me refiero a que combotiza el GLP con las fuentes de generación limpia vislumbrándolo como una fuente de combustión limpia. Prueba de ello es que por un lado se promueven proyectos de sustitución de diésel por el GLP y, por otra parte, señala que el Ministerio de Minas y Energía debe promover la participación de diferentes energéticos como gas natural, gas natural licuado (GNL), GLP, biogás, biomasa, renovables no convencionales, biocombustibles, geotermia, entre otros, con el fin de sustituir la dependencia de energéticos actuales más contaminantes, como puede ser el carbón. Y la cereza del postre está en la Resolución CREG 002 de 2019, en donde se formalizó la participación del GLP como energético para respaldar la generación de energía de plantas de generación de energía que participen en las subastas del cargo por confiabilidad, figura que por excelencia promueve la expansión de la generación de energía. En esta norma también se flexibilizó la participación de plantas nuevas que van a operar con GLP al permitirles presentarse en la subasta sin entregar contratos de suministro de GLP a largo plazo, en su reemplazo, el dueño de la planta debe informar a la Creg que se acoge a la opción de cubrir todo con la garantía de construcción de la planta de generación con GLP.

En términos generales, el GLP tiene la oportunidad de empezar a participar en mercados diferentes al residencial, pero como toda oportunidad pasa de madrugada y viene en un tren que no hace una sola parada. Simplemente, se toma o te deja.