Jueves, 10 de octubre de 2013

Siempre es reconfortante la visita del Presidente de la República a la tierra natal, máxime cuando se trata de hacerle seguimiento y poner en marcha nuevas estrategias contra un problema tan delicado como la inseguridad y la amenaza de poderosas bandas criminales.

Siempre habrá que agradecerle al doctor Juan Manuel Santos que como Jefe de Estado haya atendido el clamor de los atlanticenses y de los barranquilleros, en momentos de zozobra y angustia por cuenta de la acción criminal. 

No podemos afirmar que todo está resuelto ni que hemos vuelto al otrora título de remanso de paz. No, pero si podemos decir que ha mejorado el clima de confianza en nuestras autoridades.

El Presidente Santos luego de la evaluación que se hizo en el Consejo de Seguridad en la Gobernación del Atlántico el pasado viernes, expresó su satisfacción por la reducción en los indicadores de casi todos los delitos en Barranquilla, principalmente en los casos de extorsión. Lo cual nos tranquiliza un poco. Hay que reconocer el esfuerzo y la inversión de las autoridades locales para atender las prioridades que tiene el tema.

Sin embargo, en Barranquilla pasa lo que ocurre cuando uno grita en recinto pequeño que se escucha muy fuerte y la espectacularidad del sonido es evidente. Por instantes ciertos asesinatos y asaltos son tan películescos que dan la impresión de una inseguridad desbordada. Es bien importante que se mueva la denuncia ciudadana contra el delito para acompañar el accionar de la fuerza pública.

El pasado 19 de junio, un consejo extraordinario de seguridad respondía a la exigencia de reaccionar con firmeza ante el asesinato de conductores del transporte público en buses y bujetas, así como la extorsión a empresarios del sector y del juego del chance. Se dieron y se siguen dando guarismos valiosos en contra de los delincuentes que andan en estas prácticas.

Ahora se pone en marcha un nuevo plan que incluye una serie de estrategias para diezmar aún más el accionar de las bandas criminales en el Atlántico y Barranquilla. La idea es que la lucha contra el delito no baje la guardia un segundo en nuestro territorio, porque de ello depende no sólo la tranquilidad ciudadana sino que no se espante la confianza inversionista.

La estrategia de seguridad integral que se ha adoptado profundiza el trabajo para contrarrestar a quienes insisten mantenerse por fuera de la ley, El plan incluye seis estrategias de alto impacto bajo la coordinación de la Gobernación del Atlántico, la Alcaldía de Barranquilla y la Fiscalía General de la Nación. Esta segunda fase tiene muy en cuenta la investigación y la judicialización de capturados.

El departamento y el distrito capital serán pilotos en el montaje de la Unidad Seccional de Análisis y Contextos, “compuesta por un grupo interdisciplinario de analistas del más alto perfil, que tienen como objetivo estudiar los fenómenos criminales que afectan a la región, para lograr la efectiva judicialización de los responsables y la desarticulación de las estructuras criminales organizadas.”, según explicaciones de comunicado oficial.

También será fortalecida la Unidad Seccional Antinarcóticos con fiscales móviles para apoyar los operativos contra las ollas del crimen y de las drogas. Se crea igualmente la Unidad contra el Hurto, dada la incidencia de este delito. Comienzan a operar los Centros de Atención Integral Inmediata-CAII-, iniciativa que brindara soporte penal total y oportuno a la ciudadanía. Del plan hace parte la creación del Grupo Élite de Delitos Especiales-GEDES-, que priorizara las investigaciones urgentes. Por ultimo tendremos nuevamente la presencia del grupo Gaula para perseguir a los extorsionistas.

Para nosotros es fundamental la articulación que se anota en el anuncio del plan y esperamos que sea la misma en sus fases de ejecución para que los criminales reciban una respuesta mucho más contundente. Queremos que el tilín tilín que escuchamos traiga mucha más paletas de las que ya hemos apreciados, para mayor complacencia ciudadana.Me alegra haber sido uno de los primeros en haber advertido todo lo que ocurriría si no poníamos en marcha lo que hoy hemos comentado.