Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paola Valderrama Ortiz jueves, 13 de agosto de 2020

En los mercados europeo y estadounidense existe una tendencia a contratar pólizas en transacciones de M&A, que cubren pérdidas derivadas de una eventual violación de las declaraciones y garantías otorgadas por los vendedores bajo el contrato de adquisición. Esta tendencia ha tratado de ingresar a Latinoamérica, pero su adopción en la práctica ha sido moderada dados los retos que su introducción en el mercado ha afrontado. Sin embargo, en los últimos años, hemos observado cierto aumento en su uso principalmente como consecuencia del incremento de inversionistas extranjeros profesionales como fondos de inversión.

¿Cuáles son las ventajas de contratar esta póliza?

Las pólizas de declaraciones y garantías tienen diferentes ventajas que deben considerarse al momento de evaluar su contratación en el marco de una operación de M&A. Para el vendedor será un beneficio que tras la venta del activo se realizará una distribución inmediata del precio, sin ajustes y sin lugar a una congelación de fondos (lo cual usualmente se realiza mediante la constitución de un escrow, el cual es instrumentado en Colombia a través de una fiducia). En el mismo sentido, para el comprador será una ventaja no tener que dirigirse directamente al vendedor con una reclamación de indemnidad en caso de un incumplimiento, lo cual sería aún más complejo en el caso de tener un número grande de vendedores.

Específicamente en procesos competitivos, estas pólizas generan una ventaja competitiva para el posible comprador al eliminar las diferencias en los límites de responsabilidad y garantizar el pago total del precio en la fecha de cierre.

¿Cuáles son los retos de su implementación?

Este producto en el mercado colombiano aún genera ciertos retos. Desde el conocimiento de los asesores y los clientes para transmitir el mensaje de cuándo debería utilizarse este producto, hasta la reducción de los tiempos de análisis de la aseguradora sobre las exclusiones y la simplicidad en los procesos de pago por reclamaciones. Adicionalmente, la póliza es recomendable solamente en operaciones cuyo monto sea lo suficientemente significativo para asumir los costos asociados a su contratación.

En este escenario, el proceso de debida diligencia cobra vital importancia, pues estas pólizas no cubren contingencias conocidas por el comprador en la fecha de perfeccionamiento de la transacción. Así, las aseguradoras se apoyan casi exclusivamente en la debida diligencia realizada por el comprador para valorar el riesgo que asumen con el otorgamiento de la póliza.

Por último, si bien el covid-19 tuvo un impacto inmediato en la disminución de transacciones de M&A, se ha iniciado una reactivación del mercado y, por lo tanto, el sector de pólizas de M&A sigue receptivo a nuevas operaciones. Sin embargo, a nivel internacional se han detectado algunos efectos del virus como el hecho de que las aseguradoras se han concentrado en el análisis de los impactos que el covid-19 ha tenido en las compañías e incluso algunas están proponiendo la exclusión de riesgos asociados al virus. Finalmente, es previsible que, como consecuencia de un probable aumento del número de reclamaciones, las aseguradoras opten por aumentar las primas a mediano plazo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.