Café Matiz

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Diego Alejandro Ospina Henao

lunes, 5 de septiembre de 2022

La decisión de la entidad se dio a causa del análisis de los elementos gráficos de las signos enfrentados y son diferentes entre ellos

María Alejandra Cuadros Galeano se presentó ante la Superintendencia de Industria y Comercio con el fin de solicitar el registro de la marca M Montekistán (mixta) para distinguir productos y servicios comprendidos en las clases 30, 35 y 44 de la Clasificación Internacional de Niza, que denotan miel, miel de hierbas y aromatizantes de almendra para alimentos, en la clase 30; servicios de venta minorista o mayorista de alimentos y bebidas, para la clase 35 y asesoramiento agrícola, servicios agrícolas, servicios de asesoramiento y consultoría en el uso de fertilizantes agrícolas, en la clase 44.

Luego de la solicitud, Industria Colombiana de Café S.A.S. presentó oposición, solamente para la clase 30, con fundamento en la causal de irregistrabilidad establecida en el artículo 136 de la Comisión de la Comunidad Andina.

LOS CONTRASTES

  • Danilo RomeroSocio de Holland & Knight

    “Estoy de acuerdo con que los componentes gráficos de las dos marcas son lo suficientemente distintivos, a pesar de que la letra M tiene algo en común”.

Industria Colombiana de Café, Colcafé, cuenta con el registro previo de la marca Matiz, por lo que argumentó que “es en las palabras ‘M Montekistán’ y sus elementos gráficos donde debemos centrar la atención, toda vez que esta es la parte fundamental y predominante del signo, por ser el que penetra en la mente del consumidor por su tamaño y ubicación, y por cuanto los demás elementos no le brindan la suficiente distintividad”.

Además, agregó que la atención del signo solicitado recae sobre la letra M, por lo que los consumidores pueden llegar a asociar las marcas enfrentadas como una sola.

Dentro del término concedido, María Alejandra Cuadros Galeano respondió a la oposición argumentando que “la disposición de las letras de cada una permite diferenciar a simple vista que no se trata del mismo signo distintivo, por la ubicación y número de las letras y consonantes que componen las expresiones”. Por otro lado, agregó que la opositora solo tiene una consonante, mientras que la solicitante tiene dos, por lo que se deben analizar los signos en su conjunto.

Tras revisar los argumentos, la SIC estudió los elementos gráficos de los signos enfrentados y encontró que la solicitante, a pesar de que la M es el elemento predominante, cuenta con los suficientes elementos difereciadores requeridos para el registro, por lo que los consumidores podrían diferenciar las marcas con facilidad.

Por este motivo, la SIC negó la oposición de Colcafé y concedió el registró la marca M Montekistán a su solicitante.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.