Reuters

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Laura Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co sábado, 28 de marzo de 2020

La compañía opositora buscaba defender su marca Rodige, la cual identificaba sus productos dentro de la misma clase de Niza

La multinacional Novartis ha sido reconocida por su participación en el sector de los productos farmacéuticos y de biotecnología. Sin embargo, en esta ocasión su nombre sonó dada su oposición ante el registro de la marca Rodiflex en la SIC.

El signo fue solicitado por la Comercializadora Ruecam S.A.S y pretendía identificar productos de la clase cinco de la Clasificación Internacional de Niza, entre la cual se comprenden productos como preparaciones farmacéuticas para consumo humano, suplementos diarios, multivitamínicos y sustancias dietéticas, entre otros.

La compañía opositora buscaba defender su marca previamente registrada Rodige y, para ello, argumentó que como el signo solicitado pretendía identificar los mismos productos relacionados con los de su marca, los consumidores podrían confundirse o asociarlos a un mismo origen empresarial.

En cuanto a la composición del signo solicitado, Novartis señaló que el elemento gráfico de la marca Rodiflex era totalmente secundario y no dotaba de distintividad a la marca. Además, aseguró que no existían elementos que permitieran su diferenciación.

“Es evidente que estos tienen semejanzas ortográficas y fonéticas que podrían inducir al error a los consumidores, pues al primer impacto, los signos generan la misma impresión”, concluyó.

Respecto a los argumentos dados por Novartis, la titular del signo solicitado respondió que el signo fundamento de la oposición era totalmente disímil en los aspectos visual, ortográfico y fonético con el signo solicitado Rodiflex, descartándose de plano cualquier posibilidad de error para el público consumidor en general.

Luego de escuchar a ambas partes, la Dirección decidió realizar el estudio de irregistrabilidad y encontró que a pesar de que las dos marcas guardaban cierta similitud, en especial, porque ambas marcas contaban con la partícula ‘Rodi’, cada una de ellas tenía elementos diferentes que aportaban distintividad.

Debido a que no existía similitud o identidad entre los signos confrontados capaz de generar riesgo de confusión o asociación, la Superindustria consideró que no era necesario revisar la relación entre los productos que cada marca identificaba.

Finalmente, la Dirección declaró infundada la oposición presentada por la compañía Novartis, al encontrar que no se cumplía ninguna causal de irregistrabilidad, ni tampoco existía algún otro impedimento para que las marcas coexistieran, y le concedió el registro a Rodiflex por 10 años.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.