Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid miércoles, 6 de noviembre de 2013

Directores de asesorías jurídicas de grandes compañías coinciden en que hay varios aspectos básicos que los bufetes no pueden permitirse eludir para lograr satisfacer a los clientes.

¿Qué reclaman las compañías a las firmas jurídicas? Para elaborar un decálogo, Expansión ha preguntado a varios directores jurídicos de multinacionales qué piden las grandes compañías a los despachos para ganarse su confianza y volverlos a contratar en futuros trabajos jurídicos.

Olga García, directora de la asesoría jurídica de crédito BMG de Banco Santander, explica que lo que más valora en los abogados externos es “la especialización; para ello nos fijamos mucho en la experiencia previa y, cuando hay que actuar en una jurisdicción más desconocida, en la opinión de nuestros bufetes de referencia o en directorios jurídicos como Chambers”.

Para John Rigau, vicepresidente y director jurídico de PepsiCo Western Europe, es fundamental que esa especialización vaya acompañada de un entendimiento del negocio del cliente y no sólo de la industria. Una cosa no sirve para todos. Cada empresa es distinta. No es lo mismo la cultura ni la tolerancia al riesgo de una compañía u otra”. Eduardo Pérez, director jurídico de Media Markt Saturn Iberia, incide en que “es clave el conocimiento del sector de la empresa, algo que a veces se da por hecho, pero no es así”.

Complejidad innecesaria
Una de las cosas que más aprecia Rigau en su relación con abogados de firmas es que no le creen complejidades innecesarias. “Cuando accedes a un letrado externo necesitas su ayuda y, si le planteas una pregunta concreta, resulta muy molesto que te responda con cinco preguntas al respecto. Los in house necesitamos respuestas y los bufetes tienen que darlas rápidas, claras y concisas, y asumir riesgos”, explica. En este sentido, Javier Ramírez, director jurídico de ING Direct en España, añade que “los abogados externos muchas veces abusan de coletillas como no obstante, sin perjuicio de… que en lugar de ayudarte te generan más dudas. Deben dejar la tibieza a un lado y acompañar más al cliente en su toma de decisiones”.

La disponibilidad y rapidez de respuesta es también fundamental para la directiva de Banco Santander. “No puede ser que envíes un correo electrónico en el que planteas un problema y se tarde una semana en contestarlo. Otras veces, no sería lo deseable, pero en operaciones complejas y multijurisdiccionales se requiere la atención del abogado en algún momento del fin de semana, y es un plus que se valora”, especifica García González. De la misma opinión es Ramírez, que añade que “es necesario saber en todo momento a qué socio puedes llamar y poder localizarlo en poco tiempo”. ¿Es imprescindible siempre el socio? “Sí, cuando las operaciones son complejas queremos tener al socio presente”, apuntan García, de Santander, y Pérez, de Media Markt Saturn Iberia.

Para Ramírez, de ING Direct, muchas veces todo se resume en “cumplir lo pactado, tanto en el ámbito de actuación, con los tiempos acordados como en los honorarios o topes fijados”. En este sentido, la mayoría de los in house consultados coinciden en resaltar la importancia del compromiso y la generación de confianza.

Presencia internacional
Los directores jurídicos también valoran que sea un despacho multijurisdiccional y global. En este sentido, depende de la operación. “Que el bufete tenga oficinas propias en el exterior es mejor porque es más fácil la coordinación y el control del gasto, pero no es fundamental. Muchos bufetes funcionan muy bien con redes y con best friends. Depende de la operación. Si ésta es muy internacional, la preferencia es elegir a un bufete anglosajón, pero si el grueso del asunto está en España, se escoge a un despacho nacional, aunque no tenga presencia en el extranjero”, asegura García.

De la misma opinión es Rigau, para el que, si el asunto no tiene ningún componente internacional, por ejemplo si es un problema de medio ambiente en una fábrica de Burgos, sólo buscas la especialidad y conocimiento. “Por contra, para consultas en varias jurisdicciones de Europa, me ayuda, si no tengo abogados in house en países determinados, contratar a un bufete que pueda coordinar esas dudas legales en esos lugares, porque las alianzas, a diferencia de la red propia, son a veces acuerdos artificiales”.

Abundando en el aspecto internacional, Pérez, de Media Markt, resalta que, para algunos asuntos concretos a la hora de decidir contratar a un bufete en España, desde la matriz en Alemania se valora que el bufete español pueda tener un german desk.

Poder anticiparse a la factura
Los directores jurídicos quieren hacer entender a los despachos de abogados que los ‘in house’ también tienen sus propios clientes, es decir, sus directores generales o consejeros delegados. Uno de los directivos jurídicos, que prefiere no ser citado, apuntaba que en su compañía “es importante que a finales de mes, por ejemplo el día 25, se pueda saber a cuánto ascenderá la factura de servicios legales externos el día 31, porque si finalmente hay un sobrante de lo presupuestado inicialmente, esta cantidad se podría destinar a otros asuntos importantes para la empresa, aunque fuera en otros departamentos distintos”.

Cada vez más, los asesores jurídicos internos han sido cocineros antes que frailes, es decir, han pasado por bufetes antes de recalar en la asesoría legal de una compañía, con lo que saben hasta dónde pueden llegar con negociaciones o presiones de honorarios. Para asuntos de alta complejidad, no se puede escatimar con el precio, pero para temas de menor valor añadido, hay que adaptarse a estos tiempos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.