Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Luis Guillermo Blanco viernes, 4 de enero de 2013

Camilo Torres, está fastidiado con los medios y las autoridades porque cada vez que lo mencionan lo hacen con el remoquete de ‘Fritanga’. El dice que no se llama así, que su nombre es: Camilo Torres, o ‘El Compadre’.

Independientemente, de la actividad delictiva de ‘Fritanga’ o de Camilo Torres, debemos empezar por analizar qué tan saludable y legal son los apelativos descalificadores y hasta dónde influye en la personalidad del que lo arrastra.
 
En muchas ocasiones he oído a bandidos reclamarle a las autoridades y a los medios, que los llamen por su nombre, sin embargo estas hacen caso omiso y los siguen mencionando por el remoquete. 
 
El Presidente Belisario Betancourt dio ejemplo y llamaba a Tiro Fijo: Don Manuel, aunque este es otro tema. La indagatoria a ‘Yotademugre’ se prolongó por varias horas.
 
‘Fritanga’ quiere evadirse de la cárcel donde se encuentra recluido…, Mañana serán trasladados de su sitio de reclusión por cuestiones de seguridad, El Indio, Rastrojo, Carevieja, Micaflaca, Pelusa y el cotudo. Muchos dirán que ellos mismos se pusieron el remoquete para engañar la justicia, y encubrir sus verdaderos nombres, y ahí es precisamente donde ésta cae en la trampa; cuando los menciona, no hace mucho énfasis en su nombre de pila.
 
Los colombianos sabemos que mataron a ‘Jabón’, un peligroso bandido con nexos internacionales, ¿pero cuántos conocen su nombre?. Qué tan conveniente es por ejemplo que comentaristas deportivos se dirijan a la audiencia de esta manera: ayer tuvimos conocimiento que por el entrenador la ¡rata gallego’ está interesado el ... La ‘perra’. Carrillo está en tratos con el equipo… El sapo Benítez anotó… y así decenas de apodos, algunos innombrables por su descortesía. Qué tan lesivo para psiquis del personaje puede ser tratarlo de ese modo tan retorcido. A simple modo de análisis, son pocas las personas que les gusta que los llamen por el Alias. 
 
Otra cosa son los hipocorísticos, o apócopes: Juanma, Pepe, Memo, Lucho, Lalo, Chepe, Nico, apelativos cariñosos.
 
¿Qué se busca con esto? ¿Estigmatizar la persona?, ¿destacar la peligrosidad del individuo?, ¿minimizarlo como ser humano?. No sé si da más realce a la noticia: capturado Daniel Barrera, que capturado Alias ‘El Loco’, cuál de los dos titulares vende más, o tiene más impacto en la opinión.
 
En una época no tan reciente, detuvieron a las afueras del Aeropuerto El Dorado, a una pareja de jóvenes por traer supuestamente unos electrodomésticos de contrabando, eran personas de buena familia y conocidas en la farándula, no tenían antecedentes delincuenciales como a continuación se estableció. Un medio ávido de morbo, destacó la noticia con fotos y armó una novela alrededor del hecho: capturados infraganti, con un voluminoso contrabando en el Aeropuerto ElDorado alias la ‘consentida’ y alias ‘pepe’, los forajidos…
 
Lo que quiero resaltar con el ejemplo, es que para dañar a una persona, no hay sino que ponerle un alias. El gobierno, debería tomar cartas en el asunto. En los colegios por ejemplo hay ‘virtuosos’ del sobrenombre o matoneo, gozan fastidiando a sus compañeritos colocándoles apodos ridículos que además de insultar, causan daño anímico. Si lo dice ‘Fritanga’. Lo de los actores y artistas, es diferente, por cuestiones de mercadeo trastocan un apellido, lo acortan o intercambian el nombre, o sencillamente se bautizan con otro. En ningún caso son lesivos, lo que se busca es que suene bien, y por sobre que sea vendedor. 
 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.