Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jairo Alonso Rincón López miércoles, 10 de junio de 2015

Seguramente su respuesta será un rotundo no y pese a ello, es muy posible que usted, yo y muchas otras personas nos hayamos vinculado y estemos actualmente obligados en la forma mencionada como resultado de negociaciones que no nos llevaron más de un par de segundos de estudio y reflexión. Me refiero específicamente a las cláusulas del tipo de contratos que aceptamos cuando nos inscribimos a Facebook, Twitter o a cualquiera de los sitios que ofrecen utilidades sociales en internet.

¿Qué actos se pueden considerar como jurídicos?

Una de las acciones más comunes de la vida moderna es la de navegar por internet. Diariamente son más las personas que a través de un “click” se comunican, pagan cuentas y facturas, compran cosas, publican avisos, dan opiniones y en muchos casos consiguen amigos, pareja e interactuan socialmente con personas de todo el mundo. Todos esos actos realizados en un entorno electrónico pueden, generar consecuencias jurídicas.

¿Qué actos en internet generaran consecuencias jurídicas?

Prácticamente todos los sitios en internet que ofrecen utilidades de cualquier tipo exigen en forma previa a su uso un proceso de inscripción en el que se solicita información personal del usuario. Posteriormente se presentan unos “Términos y Condiciones” de uso, que equivalen al clausulado de un contrato y que contienen un listado, -generalmente amplio- de obligaciones y deberes adquiridos por el usuario. Finalmente se invita al aspirante a que acepte si así lo quiere, los Términos y Condiciones y por ende a que comprometa su responsabilidad en las obligaciones contenidas en los mismos. Tal aceptación se da en la forma de un simple “click” sobre un botón de Acepto. No hay medias tintas, los Términos no son negociables y adicionalmente, su desconocimiento no es excusa para su incumplimiento.

¿Cómo se evitan los riesgos jurídicos en internet?

Para evitar contingencias es importante que cuando se inscriba a un servicio o utilidad en internet, recuerde que el “click” en el botón de “I Accept” es mucho más que un simple paso en la inscripción, es la aceptación de la totalidad de condiciones que rigen el sitio y las cuales vale la pena conocer, especialmente si se van a romper.  En la misma forma, tenga en cuenta que sus acciones pueden en el entorno digital, obligar a terceros y que una muy buena idea mal ejecutada puede traer más riesgos que beneficios a su Compañía. La publicidad en internet es una parte importante de la estrategia de medios de cualquier empresa moderna, pero la misma implica una enorme cantidad de contingencias jurídicas, que deben ser evaluadas. Así que la próxima vez que una idea novedosa de promoción en internet pase por su mente, no la descarte, pero pregunte a su asesor jurídico antes de implementarla.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.