Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea Mancera Rojas - amancera@larepublica.com.co martes, 8 de enero de 2013

En su cuenta de Twitter, el ex presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez manifestó que el hecho de reabrir la investigación en su contra por nexos paramilitares, es una “venganza criminal”.

Dijo que se trata de infamias contra su familia y estableció que “dormidas nuestras denuncias cotra personajes de la calumnia”.

Esto debido a que el fiscal sexto delegado ante la Corte Suprema de Justicia decidió reabrir la investigación preliminar que se le realizaba a Álvaro Uribe Vélez por sus presuntos nexos con los paramilitares, cuando se desempeñó como Gobernador de Antioquia. La decisión de la Fiscalía se tomó con base en las declaraciones de los ex paramilitares Pablo Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve. Según se pudo establecer, el testimonio entregado por el extraditado ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, será tenido en cuenta como una de las pruebas en el proceso.

Ante la determinación, Jaime Granados, quien defiende los intereses de Uribe señaló en un comunicado que recibe la noticia con asombro, puesto que ninguno de los “testigos” que señalan al ex mandatario fue capaz de hacer un acusación firme y coherente. “Me causa profunda sorpresa lo decidido por el ente investigador, dado que la defensa del ex Presidente tuvo la oportunidad de participar en las diligencias en donde se tomaron las declaraciones de los señores Pablo Hernán Sierra y Juan Guillermo Monsalve”, por lo anterior el abogado calificó dichos testimonios como “relatos plagados de suposiciones, imprecisiones y mentiras, ninguno de los aludidos “testigos” fue capaz de estructurar una acusación con fundamento en contra del ex Presidente Uribe”, señaló el jurista.

Granados indicó que en “los temerarios relatos” solo se encuentran elementos que dan a entender que todo fue acordado y promovido por personas con oscuros intereses. “La ciudadanía debe saber que los señores Sierra y Monsalve, sin ningún pudor, afirman que con sus declaraciones pretenden ingresar al proceso de Justicia y Paz, esto para evitar pagar prolongadas condenas que los jueces de la República han impuesto en su contra y lograr evadir así la acción de la justicia”, indicó el abogado.

“Más allá de los intentos de desprestigio, es claro que desde la muerte de su padre no existió de parte de Álvaro Uribe ningún vínculo con la hacienda Guacharacas, siendo además absurdo sostener que él haya promovido la delincuencia”, concluyó. El representante a la Cámara, Iván Cepeda, dijo que “este es, sin duda, el paso más importante de la justicia en el terrible caso de la parapolítica. Es la primera vez que se abre una investigación en la justicia ordinaria contra el ex presidente Uribe por delitos graves que están relacionados, incluso, con masacre..”, señaló.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.