Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Viernes, 19 de diciembre de 2014

En un recuento de la gestión realizada por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) este año que está a punto de concluir, Pablo Felipe Robledo, líder del ente de control, aseguró que antes de marzo de 2015 se podrían conocer cuatro nuevos carteles.

Los empresarios de los productos de consumo masivo, serían los protagonistas de estos escándalos que se vendrían en los próximos meses.

Mientras se le pone cara a las nuevas firmas que entrarían a engrosar la lista de los que están fijando los precios para mantener sus monopolios intactos, también se conocerían las sanciones o exoneraciones, si fuera el caso, de las investigaciones sobre cartelización que más han avanzado, como en el caso del azúcar, el cemento y las subastadoras de ganado, en las cuales se vieron implicadas organizaciones como Asosubastas, Cementos Argos e Ingenio Manuelita.

“La situación para esas tres investigaciones se conocerán en el primer semestre del próximo año”, aseguró el superintendente.

Pañales y papel higiénico
Los últimos carteles que quedaron al descubierto entre agosto y noviembre de 2014 tendrán que esperar un poco más y su respuesta podría tardar unos 12 meses.

Familia, Drypers y Kimberly, son las tres empresas que repiten en los dos carteles.

Cifra record de $220.000 millones
Explicó Robledo que en sanciones se pusieron, en términos monetarios, $220.000 millones, cifra que de acuerdo con el funcionario, es histórica.

El grueso de esas multas estaría en las impuestas por irregularidades con Basura Cero que alcanzaron una cifra superior a $83.000 millones, por los que tendrán que responder el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro y otros ocho implicados.

También en la multa de $44.000 millones impuestas a nueve operadores de telefonía móvil.

Es importante recordar que Colombia la cartelización no está tipificada como un delito penal.

Las Opiniones

Juan Carlos Martínez
Docente de propiedad intelectual de la Universidad de la Sabana

‘Estas prácticas garantizan a los empresarios la exclusión de otros competidores y establecen reglas artificiales con las que afectan ilegítimamente el mercado. Con la cartelización, las compañías no hacen esfuerzos para satisfacer sus ventas”.