Colprensa Martes, 21 de agosto de 2012

Un dossier de secretos salieron de la caja de Pandora en la disputa entre Apple y Samsung: cifras de ventas, bocetos de diseños, correos confidenciales y acusaciones de lado y lado.

Es el juicio tecnológico del año, con héroes y villanos y nueve jurados que decidirán esta semana quién tiene la razón. Ayer se presentaron los argumentos finales en un tribunal federal en E.U., en San José, California.  En una esquina del cuadrilátero está Apple, que dice que su diseño de interfaz, esa que caracterizó la primera generación del iPhone, fue copiada enteramente por Samsung. En la otra está el fabricante coreano que también controvirtió al decir que Apple infringió cinco patentes claves, entre ellas, dos que se relacionan con la tecnología de transmisión inalámbrica.

 No es una pelea de dos pequeños y furiosos contrincantes. Ambos controlan más de la mitad de las ventas mundiales de teléfonos inteligentes. Tampoco es una querella reciente. La demanda en E.U. se abrió el año pasado, pero ya tiene antecedentes en varios países del mundo donde tienen procesos abiertos.

 Eso sí, se da en un momento en que Samsung aumentó su diferencia sobre Apple, pues la cuota de mercado superó el 20% en el segundo trimestre de 2012, según la firma de investigación Gartner.  Android, como sistema operativo, también amplió la brecha, con un 64.1% de cuota de mercado, 21 puntos más que hace un año, mientras que iOS de Apple se quedó con un 19%, sin cambios con respecto al año anterior. Si Apple gana podría generar una diversificación de diseños en el mercado.