Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gerson Beltrán Franco - gbeltran@larepublica.com.co jueves, 10 de noviembre de 2016

Según un balance presentado por el Ministerio de Justicia, la cifra de conciliación en Bogotá durante este año ha sido de 15.721 casos por un valor de $991.265 millones, de la misma manera en materia de insolvencia la Capital ha atendido 119 casos por una cuantía de $47.303 millones. 

Por su parte, Pasto es el segundo lugar del país que más cuantías paga con un valor de $6.462 millones, en 20 casos atendidos.  En cuanto a número de casos atendidos por insolvencia el segundo lugar lo ocupa Cali con 85 casos atendidos y un monto de $4.847 millones. 

Luis Humberto Ustáriz, socio de Ustáriz & Abogados, y quien fue Rappertour de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil, explicó que La Ley de Insolvencias está basada en la ley modelo de la ONU, “por lo que se debe decir que es una norma buena que sigue parámetros de carácter internacional, que pretende agilizar los procesos de insolvencia en Colombia, que son muy importantes y tardaban mucho tiempo”. 

Entre las características de la Ley, Ustáriz destacó el de reconocer de manera inmediata las reclamaciones, clasificar las acreencias y poder asignar de manera inmediata los pagos correspondientes. “La Ley en Colombia se ha aplicado muy bien y las entidades han trabajado eficientemente para la ejecución”, dijo el experto.

Pablo Márquez, especialista en derecho de competencia,  indicó que “es una norma que hacía falta. En Colombia era muy sencillo crear una empresa, pero terminarla sigue siendo una pesadilla. La ley de insolvencia facilita e incentiva, aunque suene raro, el emprendimiento porque muestra alternativas a empresas nuevas que les permite  salir de situaciones difíciles en las que no pueden cumplir”. 

Sin embargo, Márquez considera que a pesar de que la Ley ha sido buena y útil para los acreedores directos, a su vez ha facilitado que los acreedores como los accionistas minoritarios de algunas empresas resulten desprotegidos porque las herramientas establecidas aún no los protege.

“Aún hay oportunidades para mejorar esa norma, ya tenemos un buen marco jurídico para que los acreedores directos estén protegidos, para que las empresas tengan alternativas en dificultades, pero hace falta el punto de proteger a aquellos accionistas minoritarios afectados por la mala administración  o el impacto negativo de accionistas mayoritarios que llevaron a la quiebra a una empresa”, resaltó Márquez.

Las opiniones    

Luis Humberto Ustáriz
Socio de ustáriz & abogados

“La Ley está basada en la ley modelo de la ONU, lo que la convierte en una ley buena que sigue parámetros de carácter internacional y pretende agilizar los procesos de insolvencia en Colombia”.

Pablo Márquez
Especializa en derecho de la competencia

“Es una norma que hacía falta. En Colombia era muy sencillo crear una empresa pero terminarla sigue siendo una pesadilla y la ley de insolvencia facilita e incentiva, aunque suene raro, el emprendimiento”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.