Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera martes, 4 de octubre de 2016

El conflicto de estas dos sociedades se dio cuando Emcure solicitó el registro del signo Pause ya que Chalver presentó oposición considerando que su marca Pausal se vería vulnerada. “El signo solicitado no es susceptible de ser protegido en cabeza de su titular, pues Chalver tiene los derechos de propiedad industrial sobre un signo similarmente confundible”, indicó el apoderado de Chalver.

A lo que Emcure contestó que “no cabe ninguna duda que la marca pretendida a registro difiere totalmente de los elementos que dotan de mayor recordación a la marca previamente registrada. Las expresiones Pause y Pausal presentan notorias diferencias en el contenido semántico”.

Ante estas posiciones, la directora de Signos Distintivos, María José Lamus, tuvo la tarea de hacer el estudio de resgistrabilidad, y de esta manera saber cuál de las dos empresas tenía la razón.

En la primera parte de este estudio la funcionaria tenía la tarea de mirar si las dos marcas en disputa tenían alguna similitud, tanto en su forma ser escrita y pronunciada. 

Lamus encontró que “los signos analizados son similarmente confundibles, dado que desde el punto de vista fonético al ser pronunciados generan un impacto sonoro similar, en razón a la disposición de los fonemas utilizados. Igualmente existen similitudes que los hacen confundibles de manera conceptual”.

Para  Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual, “el examen de las marcas farmacéuticas debe ser más riguroso, ya que involucra la salud de los consumidores, y por ello, la Dirección encontró que Pause y Pausal son susceptibles de generar confusión”.

La segunda parte del análisis consistió en revisar cuáles eran los productos que Chalver identificaba con su marca Pausal y cuáles eran los que la farmacéutica estadounidense pretendía amparar con Pause; esto con el fin de saber si existía una conexión  competitiva entre ambas.

La Superindustria encontró que los dos signos identificaban productos de la clase 5 de la Clasificación Internacional Niza. Adicional, que estos eran distribuidos y publicitados por los mismos canales, lo cual puede llevar a que el consumidor se confunda a la hora de adquirir el uno o el otro. Con la rajada en el examen, Lamus tomó la decisión de negar el registro y darle la razón a Chalver.

“No podría ser registrable el signo. Es evidente la similitud con la marca opositora, además del riesgo de confusión o asociación que puede ocasionar entre los consumidores” aseguró Hasbleydi Calvo, gerente legal de B&R Latin America IP LLC.

Muñoz Abogados, bufete apoderado de Chalver, se abstuvo de dar declaraciones ya que a Emcure aún le queda el recurso de apelación ante el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial.

Las opiniones

Hasbleydi Calvo
Gerente Legal de B&R Latin America IP LLC

“Estoy totalmente de acuerdo, no podría ser registrable el signo. Es evidente la similitud con la marca opositora, además del riesgo de confusión o asociación que puede ocasionar entre los consumidores”.

Carlos Amaya
Socio de Amaya Propiedad Intelectual

“El examen de las marcas farmacéuticas debe ser más riguroso, ya que involucra la salud de los consumidores, y por ello, la Dirección encontró que Pause y Pausal son susceptibles de generar confusión”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.