Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co sábado, 9 de mayo de 2015

Una situación que no habrían tenido  que vivir ni ese menor ni los cerca de 24.000 niños, niñas y adolescentes que se calcula han reclutado las Farc en los últimos 10 años.

Cerca de 50,14% de los combatientes adultos en las Farc ingresó siendo niño y actualmente cinco de cada 10 miembros  son menores, representando 52% del pie de fuerza. 

Según la Defensoría del Pueblo, durante 2012 y 2013, en 87,5% de los departamentos del país se registraron alertas por reclutamiento y utilización de menores. En el Bienestar Familiar donde en los últimos 15 años se ha brindado asistencia integral a 5.753 menores desvinculados se ha detectado que Antioquia, Bogotá, Meta, Caquetá, Cauca, Valle del Cauca, Tolima, Santander y Casanare son los territorios donde en mayor medida se presenta el flagelo.

Entre la caracterización también se destaca que se reclutan desde los ocho años, 69% del total son menores de 15 años y la mayoría son varones (57%).

En medio de la negociación en La Habana, el grupo guerrillero se comprometió este año a no reclutar niños menores de 17 años. Sin embargo, es poco creíble para los analistas, pues no admitieron ningún sistema de verificación, se niegan a entregar los que ya tienen reclutados y esta promesa la han hecho en varias oportunidades y no se ha cumplido.

Para Natalia Springer, quien actualmente trabaja para la Fiscalía General de la Nación en estos temas, pero que está vez habló a  nombre propio como experta en conflicto armado, el reclutamiento es lo más estratégico que tienen estos grupos ilegales desde el punto de vista empresarial, pues  es la manera más fácil de reponer mano de obra barata y fácil de disciplinar. Además, los menores  no pueden ser filtrados por el Ejército.

“Los picos de reclutamiento coinciden con  grandes operaciones del Ejército. En 2002 con el Caguán, 2007 y 2008 con las bajas significativas, y 2010 y 2011 con el Fenómeno de la Niña donde el desplazamiento hizo más fácil reclutar niños en todo el país”.

La cifra de las Farc y de otros grupos al margen de la ley pueden ser mucho más elevadas teniendo en cuenta que el grado de impunidad es prácticamente absoluto y las denuncias no superan 2% de los casos.

Violencia, amenazas a su vida y a la de su familia, seducción o engaño mediante promesas de empleo, realización de actividades deportivas, persuasión de otros menores que también son víctimas del reclutamiento, entrega de obsequios e inducción al consumo de sustancias psicoactivas para generar dependencia son los mecanismos de reclutamiento más utilizados.  Para la Defensoría del Pueblo, las rutas de prevención que están definidas en el Conpes 3673 de 2010 (prevención temprana, prevención urgente y prevención en protección), no se han implementado de forma adecuada.

María Cristina Hurtado,  delegada para la Infancia de la Defensoría del Pueblo, manifestó que “en muchas zonas apartadas como Tumaco, Toribío o Quibdó definitivamente no se cumple el esquema del Conpes que reúne toda las instituciones pues hay grandes falencias de coordinación, pocos recursos para hacer los proceso de prevención, habiendo  la fecha una gran deuda en el marco de este instrumento”.

Aunque las Farc es el grupo que más recluta no han sido los únicos.  Según el registro del Ministerio de Defensa, entre 2008 y 2014 a parte de la desmovilización de 1.220 menores  provenientes de las Farc, también se presentó la cesación de 309 niños del ELN, 12 de las disidencias y solo siete  de las AUC.  Entre 1990 y 2010, se registraron 907 víctimas menores de edad, mientras en 2013  fallecieron  43 niños  y  83 fueron mutilados en ataques. 

La ley 1098 de 2006 prohibe las jornadas cívico militares con los niños, la Defensoría del Pueblo alertó sobre estas actividades donde miembros de las Fuerzas Armadas  con actividades como ‘soldado un día’ persuaden a los menores.

Las opiniones

Natalia Springer
Experta en conflicto armado

“La guerrilla maneja una base de datos nacional donde tienen toda clase de datos del combatiente. Y adicional, llevan registrado la cédula y tarjeta de identidad, es decir, que tienen pleno conocimiento de la práctica de reclutar niños”.

María Cristina Hurtado
Delegada para la infancia en la Defensoría del Pueblo

“El reclutamiento de menores es un crimen de guerra y lesa humanidad que constituye una violación severa de la vida, la integridad, al libre desarrollo de la personalidad y a los derechos sexuales y reproductivos de niños que son involucrados”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.