Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Dajibys Martínez Anaya - dsmartinez@larepublica.com.co Miércoles, 17 de septiembre de 2014

El proyecto que busca reformar el equilibrio de poderes y el cual se radicó el pasado 3 de septiembre ha despertado diversas opiniones, unas a favor y otras en contra, porque muchos de los 35 artículos de la Constitución que se modificarían no contribuyen a que haya un equilibrio de poderes y un sistema de pesos y contrapesos para que no se cometan abusos por ninguna de las ramas.

Entre las propuestas que se plantearon en el documento está eliminar la reelección presidencial y poner límites a las facultades y competencias del procurador general, refinar las competencias de cada uno de los órganos del Estado, depurar el ejercicio de la función judicial y suprimir el Consejo Superior de la Judicatura.

Expertos en el tema, destacaron los cinco pro y contra de este proyecto, que además serán de gran discusión en el primer debate que se realizará en los próximos días, porque algunos puntos no van en la línea de lo que se quiere lograr: un equilibrio.

Puntos a favor
– Suprimir la reelección presidencial. Este es quizá uno de los puntos que más apoyo tiene, pues consideran que ha sido el desajuste institucional del país.
“Esta lista cerrada acaba con el clientelismo y compra y venta de votos individual que ha deteriorado la política y la extensión de la silla vacía”, sostiene el senador Roy Barreras.
– Suprimir el Consejo Superior de la Judicatura, porque consideran que es un órgano que poco sirve y que cuando se manifiesta cada cierto tiempo con sus escándalos, genera daño.
-Suprimir la reelección del procurador, magistrados y ajustarle las funciones al procurador, para que haya un equilibrio en las ramas del poder público.
– Impedir el paso de los magistrados de una corte a otra.
-Intento de fortalecer el control fiscal en la labor de la contraloría general, departamental, para que haya mayor vigilancia.

Puntos en contra
– Falla estructural que está relacionada con las competencias actuales de la Comisión de Acusaciones. “Se propone un tribunal de aforados elegido por el Congreso y eso lo que va a permitir es que se continúe con la impunidad”, menciona Manuel Fernando Quinche, experto en derecho constitucional y profesor de la Universidad del Rosario.
– Que al procurador lo nombre el presidente evitaría que se controlen estas decisiones.
– Eliminar la inhabilidad de los congresistas, según la cual no pueden ser nombrados ministros, director de entidades administrativas, entre otros cargos.
-Modificar al Senado para que esté integrado por 89 miembros elegidos en circunscripción nacional. Se elegirá además un senador por cada uno de los departamentos con menos de 500.000 habitantes, de acuerdo con el último censo poblacional y habrá un número adicional de dos senadores elegidos en circunscripción nacional especial por comunidades indígenas.

Para Quinche, la sola operación del tarjetón para esta elección va ser problema y así se castigaría a los partidos minoritarios.

– Eliminar la capacidad disciplinaria de la procuraduría en procesos penales. En este último punto, el senador Barreras, sostiene que no está de acuerdo “porque con esa lógica no solamente se acabaría con la procuraduría, sino con las superintendencias y órganos de control porque llevan procesos paralelos de responsabilidad fiscal y disciplinaria”.

Una reforma que aseguran podría ser fragmentada en su estructura y permitiría manipulaciones como las que sucedieron con la reforma a la justicia.

Experiencia para las altas cortes
Otro de los puntos que se tocan en esta reforma son los requerimientos que están haciendo de 20 años de experiencia en la rama judicial para acceder al cargo de magistrados de altas cortes por el mismo período de ocho años.

Para Carlos Echeverri, docente de derecho constitucional de la Universidad Javeriana de Cali, esta decisión es excesiva, porque “los jóvenes que se están preparando en sus estudios y se están formando van a tener un plazo irrazonable para acceder a las cortes”.

Al mismo tiempo, se aumenta la edad de retiro de los magistrados a los 70 años. Luego de dejar sus cargos, no podrán formar parte de otra Corte.

Las Opiniones

Manuel Fernando Quinche
Experto en derecho constitucional y docente u. del Rosario

“La reforma planeada al equilibrio de poderes es extensa y en ella, el Gobierno pretende introducir modificaciones en algunos componente de la estructura del Estado como depurar el ejercicio judicial y suprimir el Consejo Superior de la Judicatura”.

Roy Barreras
Senador de la República

“No me gusta que en contravía del espíritu del equilibrio se desequilibra el poder y se entrega a una sola rama la capacidad dominadora, por ejemplo, la elección del procurador que solo la puede hacer el presidente. Sin duda, será un debate álgido”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.